in

Carbón activado: propiedades, beneficios y posibles usos

El carbón activado, o también carbón activo, es un término general bajo el cuál podemos reunir a toda una serie de compuestos de tipo carbonáceo que se caracterizan por su gran capacidad de adsorción. La adsorción es la propiedad de un sólido de fijar en su superficie las moléculas, átomos o iones de un gas, de un líquido o de un sólido en disolución. En el caso del carbón activado, esta cualidad de alta adsorción se debe a la misma composición química de este tipo de compuestos, al propio proceso de activación y a la gran porosidad que suelen presentar, lo que multiplica enormemente su superficie.

De esta característica fundamental de la adsorción propia del carbón activado se desprenden a su vez una serie de propiedades que pueden ser útiles y hasta beneficiosas para desempeñar toda una serie de aplicaciones. Desde aplicaciones médicas, aplicaciones cosméticas y remedios caseros, hasta usos industriales. 

En este artículo, vamos a tratar de ver brevemente qué es el carbón activado. Veremos también cómo se obtienen este tipo de compuestos, cuáles son sus propiedades más características y, sobre todo, nos centraremos en descubrir cuáles son las principales aplicaciones y los usos más comunes del carbón activado. 

¿Qué es y cómo se obtiene el carbón activado?

Como decimos, el término carbón activado define a todo un conjunto de adsorbentes de tipo carbonáceo que se caracterizan por su gran cristalinidad y por su extraordinaria microporosidad interior, lo que contribuye a potenciar aún más, si cabe, estas propiedades de adsorción. 

Para obtener carbón activado, se parte de algún tipo de compuesto de carbón común, bien de origen vegetal o de origen mineral, y se somete al proceso de activación. Este proceso de activación puede ser de dos tipos: químico o físico. En el primero de los casos, el carbón se expone a algún tipo de sustancia que permite deshidratarlo, generalmente a alguna clase de ácido. En el caso de la activación física, por otro lado, se parte de la materia prima carbonizada y esta se somete a un procesado en el que se emplean gases en combustión y vapor de agua a temperaturas muy elevadas.  

Guia Sostenibilidad

Propiedades y beneficios del carbón activado

El proceso de activación del carbón contribuye a incrementar la ya de por sí elevada capacidad de adsorción de los materiales carbonáceos. Un cualidad que implica la posibilidad de captar y adherir en torno a su superficie una gran cantidad de partículas de diferente tamaño de materiales en estado líquido, gaseoso o también de sólidos disueltos. Partículas como iones, átomos o moléculas que se fijan a la gran cantidad de microporos y recovecos que se forman en la superficie del carbón activado. 

A partir de esta gran capacidad de adsorción del carbón activado que le permite atrapar todo tipo de compuestos, los científicos han ido desarrollando todo tipo de aplicaciones prácticas en campos tan dispares como la medicina, la química, la industria, la cosmética o la automoción. 

En el siguiente punto, enumeramos brevemente algunos de los usos más comunes que se le dan al carbón activado en la actualidad. Unos usos que se desprenden de las propiedades de estos compuestos y que, en muchos casos, pueden resultar beneficiosos para la salud. 

Estas son las aplicaciones y usos más comunes del carbón activado

Para absorber y eliminar toxinas del organismo

La gran capacidad de adsorción del carbón activado implica una gran capacidad también para absorber todo tipo de compuestos y toxinas que pueden resultar nocivas para el organismo. Y quizá sea esta una de las aplicaciones más interesantes del carbón activado desde un punto de vista médico, ya que lo convierten en un producto perfecto para ayudar al cuerpo a eliminar este tipo de agentes en casos tan graves como envenenamientos o sobredosis. También a eliminar restos de medicamentos potencialmente peligrosos después de ciertos tratamientos médicos. De esta manera, el carbón activado podría ser un buen recurso para proteger órganos como el hígado o los riñones del filtrado excesivo de este tipo de compuestos dañinos.

Para combatir afecciones como los gases intestinales o la diarrea

La capacidad de adsorción del carbón activado actúa también sobre compuestos gaseosos, por lo que su uso parece estar también indicado para tratar el exceso de gases intestinales y para facilitar los procesos digestivos. El carbón activado no puede ser asimilado por nuestro organismo, por lo que este se elimina del cuerpo a través de los excrementos, arrastrando consigo todos los compuestos dañinos o molestos que ha ido arrastrando a su paso y limpiando de nuestro organismo. Otro uso similar del carbón activado siguiendo este mismo fundamento sería para tratar episodios de diarreas ocasionados por ciertas bacterias o toxinas que, a su vez, resultarían también efectivamente neutralizadas por el carbón. 

Como filtro depurador de agua

La adsorción del carbón activado es también muy útil para depurar otro tipo de sustancias más allá de nuestro organismo. Por ello, este carbón activado se usa de manera muy extensa, por ejemplo, como material filtrante para el agua de consumo humano. Así, a menudo podemos encontrar todo tipo de productos depuradores y filtrantes que incorporan carbón activado en sus diseños, como filtros para grifos, depósitos y jarras autofiltrantes, filtros depuradores de agua para uso en actividades de aventura y supervivencia, etc. 

Como agente blanqueante

La capacidad de fijación y arrastre de toxinas e impurezas del carbón activo se emplea también extensamente en la fabricación de productos con efecto blanqueante. Desde productos destinados a cuidar la higiene y la salud bucodental, como pastas dentífricas, enjuagues y colutorios; hasta productos de limpieza en general, como jabones, detergentes textiles, productos lavavajillas, etc. 

Como ingrediente para incorporar a productos desodorantes y antitranspirantes

La alta adsorción que ofrece el carbón activado puede ser puesta también al servicio de los productos de higiene diseñados para combatir el olor corporal y el exceso de transpiración. En este sentido, el carbón activado ayudaría a neutralizar tanto el mal olor, como las bacterias y microorganismos que lo originan. 

Como ingrediente para elaborar productos destinados al cuidado de la piel

La capacidad limpiadora del carbón activado se aprovecha también en la actualidad para elaborar todo tipo de productos cosméticos para la piel, como cremas, jabones o mascarillas faciales. Una manera muy práctica de utilizar las propiedades de adsorción de este compuesto para arrastrar las impurezas de la piel y mostrarla limpia y rejuvenecida. Además, el carbón activado también posee propiedades cicatrizantes y antibacterianas, lo que supondría un punto extra a favor del cuidado de la piel. En esta última dirección, el carbón activado se puede emplear también como agente limpiador para aplicar directamente sobre heridas en forma de apósitos con carbón activado. 


Como vemos, las posibles aplicaciones del carbón activado dentro de los ámbitos de la medicina y del cuidado e higiene personal son muy amplias y dispares. También es un ingrediente muy interesante en la fabricación de productos de limpieza, productos cosméticos y todo tipo de remedios depurativos. En cualquier caso, nosotros siempre recomendamos que consultes con tu médico sobre la idoneidad de emplear este tipo de compuestos con carbón activado para tratar tu caso particular. Sobre todo, si te estás planteando tomar carbón activado por vía oral en forma de pastillas o cápsulas. 

Qué es el dióxido de carbono (CO2) y su relación con el cambio climático

8 tipos de algas marinas comestibles que debes probar