in

Las grandes ventajas del champú sólido: menos plástico y más natural

En el tránsito hacia un estilo de vida más saludable y más comprometido con el cuidado del medio ambiente, una de las paradas más habituales es la del consumo de productos de higiene personal y del ámbito de la cosmética. Este tipo de productos se están elaborados, muy a menudo, a partir de componentes químicos contaminantes y hasta nocivos para la salud. De esta manera, contribuyen a aumentar los niveles de contaminación del agua corriente y, en última instancia, de los océanos. Por otra parte, su producción está mayoritariamente basada en unos procesos altamente industrializados; se emplean grandes cantidades de plásticos para los recipientes y envoltorios de los productos; microplásticos, dentro de las propias formulaciones; y se genera una huella de CO2 y de emisiones de gases de efecto invernadero demasiado elevada, debido a una cadena de transporte y a unos sistemas de distribución muy poco eficientes. Así pues, se hace necesario revisar también esta parte de nuestro día a día como consumidores responsables. Para hacerlo, una de las alternativas que cada vez está ganando más fuerza entre las opciones de cosmética sostenible es la de la sustitución de los champús convencionales por champús sólidos elaborados con componentes naturales. Una vez más, una opción de consumo que llevaba toda la vida entre nosotros y que el compromiso con la sostenibilidad vuelve a rescatar del pasado. Hoy veremos cuáles son las principales ventajas que nos ofrece el champú sólido, en qué debemos fijarnos para elegir el nuestro y también algunos ejemplos de estos productos cada vez más demandados. 

¿Por qué elegir un champú sólido? Principales ventajas de los champús en pastilla

Antes de comenzar a hablar sobre las ventajas de los champús en pastilla, conviene aclarar que desde el punto de vista de la salud o de la higiene personal, un champú sólido no es necesariamente mejor a uno líquido. En este sentido, lo realmente importante es la composición de los champús, bien sean líquidos o sólidos. Esta composición debe ser lo más natural posible, evitando el uso de químicos tóxicos. Por ello, cuando a continuación nos refiramos a las ventajas del uso de champús sólidos nos referiremos a aquellos champús elaborados a partir de ingredientes naturales, contraponiéndolos a los champús más convencionales, que suelen comercializarse casi siempre en formato líquido. En cuanto a otros aspectos, como el de la sostenibilidad o el del cuidado con el medio ambiente, los champús sólidos sí que ofrecen una serie de ventajas indiscutibles sobre los champús líquidos, que dependen directamente de la diferencia del formato de comercialización. Para verlo más claro, nada mejor que centrarnos de lleno en las ventajas del uso de champús en pastilla elaborados con ingredientes naturales. 

  • Minimizan la generación de residuos plásticos. Los champús sólidos, a diferencia de los líquidos, no necesitan ser contenidos en recipientes estancos, por lo que es más fácil comercializarlos sin necesidad de recurrir a contenedores de plástico. Así, la mayoría de productores de champús sólidos elaborados con componentes naturales o de producción ecológica suelen recurrir a materiales como el papel o el cartón. Ambos materiales más fáciles de reciclar y más sostenibles que el plástico, y en ocasiones, también biodegradables
  • No contienen ingredientes tóxicos. La mayor parte de los champús convencionales emplean algún ingrediente, o ingredientes, que pueden ser tóxicos e incluso dañinos para la salud de nuestro pelo y de nuestro cuero cabelludo. Todo lo que son fragancias y perfumes son aditivos obtenidos por procedimientos químicos, los sulfatos de sodio, compuestos como la urea, el polietilenglicol, las siliconas o los parabenos, son compuestos que deberíamos evitar en un champú. Aparte del problema de salud que esto puede ocasionarnos, estos componentes se van por el sumidero de la ducha con cada lavado, por lo que acaban parando al medio natural. Muchos de estos ingredientes se emplean como tensioactivos, compuestos que separan la grasa capilar del cabello, generando espuma y dando la sensación de que limpian el pelo. Los champús en estado sólidos elaborados con componentes naturales evitan este doble problema utilizando tensioactivos de origen natural. Por lo general, están formulados a partir de aceites esenciales, glicerinas naturales y extractos de plantas, frutos y semillas de origen vegetal. 
  • No emplean microplásticos. Además del plástico de los envases, muchos champús líquidos industriales emplean también microplásticos dentro de la propia formulación del producto. Eligiendo un champú sólido natural combatimos también la contaminación por microplásticos del planeta. 
  • Duran más. Las pastillas de champú sólido están elaboradas a partir de compuestos naturales y principios activos altamente concentrados. Además, su composición apenas incluye agua, por lo que duran hasta 3 veces más que los champús líquidos, cuya composición es agua en un 80 %, empleando las mismas cantidades. Así, ahorramos dinero, evitamos consumir de más y generamos menos residuos. 
  • Reducen las emisiones de CO2 y gases de efecto invernadero relacionadas con el transporte. Como consecuencia del punto anterior, al durar más los champús sólidos, se reduce la necesidad de producir y de transportar estos productos, lo que revierte en una mayor eficiencia desde un punto de vista ecológico. Por otra parte, siempre es más fácil almacenar y transportar un sólido que un líquido (se aprovecha mejor el espacio, se pueden apilar los productos, se reduce el espacio y el peso de los embalajes, etc.), por lo que el transporte es también más efectivo y se generan menos emisiones de CO2 y gases de efecto invernadero. 
  • Son más fáciles de llevar de viaje. Al abultar menos y ser sólidos, este tipo de champús son ideales para transportar durante cualquier tipo de viaje. Aún más para viajes en avión, para llevarlos dentro de nuestro equipaje de mano. Así, evitaremos las restricciones de seguridad de los aeropuertos respecto al transporte de líquidos en cabina. Además de ser más compactos que los champús líquidos, los champús sólidos también nos permiten cortar una porción y dejar el resto en casa. Así viajaremos sólo con la cantidad que necesitemos para el viaje, reduciendo peso y espacio en nuestro equipaje.
  • Son más versátiles. Los champús sólidos elaborados con ingredientes naturales a menudo se pueden utilizar también como jabón corporal o como champú para la barba, por lo que abarcamos más aspectos de nuestro cuidado personal con un único producto. 
  • Ahorran agua. Como ya decíamos más arriba, la producción de champús sólidos apenas requiere del uso de agua, por lo que usar este tipo de productos también supone un ahorro de este bien tan preciado. Pero además, al formularse a partir de ingredientes naturales, la espuma que producen suele ser más fácil de aclarar durante el lavado, por lo que también nos ayudarán a ahorrar agua en nuestro día a día.   

¿Cómo elegir un champú sólido?

Aunque la oferta de champús en pastilla no es tan amplia como la de los comercializados en estado líquido, elegir un champú sólido para nuestro cuidado personal es tan sencillo como elegir cualquier otro producto sostenible. Para hacerlo de la manera más fácil posible, recurriremos a 3 pequeños consejos o tips que nos ayudarán a elegir el nuestro:

  • Evitar el plástico en envoltorios y embalajes. Si queremos utilizar un champú sólido realmente sostenible, debemos fijarnos también en cómo viene envasado el producto. Hay que intentar priorizar el uso de productos que minimicen los envoltorios y que estos sean siempre de materiales biodegradables o, al menos, reciclables: papel, cartón, productos a granel, etc. 
  • Evitar champús que incorporen productos químicos agresivos. Para cuidar nuestra salud capilar y cuidar también la salud del planeta, lo mejor es que usemos un champú sólido elaborado totalmente con ingredientes naturales. Estos compuestos serán biodegradables y fácilmente absorbibles una vez desechados en el medio natural. La mayoría de champús naturales emplean ingredientes como aceites esenciales, extractos vegetal, glicerinas naturales, aromas naturales, etc. Muchos productores ofrecen también la garantía de usar ingredientes de producción ecológica certificada o ingredientes orgánicos. Si podemos, es mejor elegir alguna de estas opciones. Intentaremos evitar por todos los medios champús que incorporen compuestos como parabenos, siliconas, sulfatos de sodio, ftalatos o fragancias y perfumes artificiales. Estos compuestos no solo pueden dañar nuestro pelo e irritar nuestro cuero cabelludo, sino que además contribuyen a contaminar el medio natural. 
  • Por último, debemos elegir un champú que vaya bien para nuestro tipo de pelo. Al igual que en el caso de los champús líquidos convencionales, entre los champús sólidos elaborados con ingredientes naturales encontraremos productos diferentes adaptados para cada tipo de cabello: más graso, más seco, para pelos teñidos, fórmulas hidratantes, anticaída, anticaspa, etc. Lo mejor es que vayamos probando diferentes productos hasta que demos con nuestro favorito. Algo que debemos que tener en cuenta en este sentido, es que nuestro pelo necesita un período de adaptación, sobre todo si llevamos muchos años utilizando champús convencionales. Debemos utilizar cada champú sólido un cierto tiempo antes de evaluar los resultados, para permitir que el pelo y el cuero cabelludo regulen aspectos como la absorción de humedad o la generación de grasa. 

5 propuestas de champús sólidos elaborados con ingredientes naturales

1. Champú sólido de Aríbalo

La firma de cosmética natural Aríbalo nos trae esta opción de champú sólido elaborado con ingredientes y procedimientos 100 % naturales. Entre sus ingredientes encontramos aceite de coco, aceite de oliva, aceite de semillas de ricino o manteca de karité. 

(*NOTA: el envoltorio plástico que aparece en las fotos de su web es una poliolefina compostable, sin embargo, según nos han informado desde Aríbalo, en la actualidad han sustituido este envoltorio por uno de papel.)

2. Jabón para el cabello Ajedrea

Este champú sólido está hecho a partir de componentes naturales y veganos. Está especialmente indicado para cabellos secos, aportando un extra de hidratación. Contiene aceite de jojoba y extractos de menta y tomillo, que dejan una sensación refrescante después de cada lavado. 

3. Champús sólidos Mu’Tú

Estos champús sólidos nos llegan desde Málaga. Se manufacturan bajo la filosofía Zero Waste y están elaborados con componentes totalmente ecológicos. Disponen de diferentes opciones para cabellos secos, grasos, etc. 

4. Champú sólido herbal de WaiWai

Este champú sólido está elaborado en España a partir de componentes naturales. Está especialmente indicado para cueros cabelludos sensibles. Entre sus ingredientes encontramos aceite de coco, aceite de argán, magnesio, hierro, potasio y vitaminas K y E, que ayudan a nutrir el cabello. Se trata de un producto elaborado sin pruebas en animales y se comercializa en un envoltorio 100 % biodegradable y libre de plásticos.

5. Champú sólido de Matarrania

Matarrania, firma de cosmética natural, nos propone un champú sólido elaborado totalmente con productos bio, veganos y de km 0. Algunos de los ingredientes son aceites vírgenes elaborados mediante métodos de presión en frío, como aceite de lavanda, de romero o de ylang-ylang.

Sonidos blancos para dormir profundamente: ¿Qué son y cómo funcionan?

¿Es mejor lavar a mano o usar lavavajillas? Tips para ser más sostenible