in

Clara del huevo: los beneficios que no conocías de este alimento

¿Te gusta el huevo? Si eres un amante de este alimento, estás de enhorabuena, porque aporta una gran cantidad de beneficios saludables al organismo. 

Nutricionistas, médicos y personas concienciadas con la alimentación sostenible recomiendan introducir huevo campero en la dieta por sus notables beneficios para la salud. Proteínas, vitaminas, minerales y oligoelementos, antioxidantes, aminoácidos… Todos los nutrientes imprescindibles se condensan en este súper alimento.

Pero no sólo la yema (esa delicia anaranjada que nos encanta disfrutar con pan) acumula beneficios para nuestra salud; también la clara, que muchos adoran frita en un buen aceite de oliva, nos regala nutrientes para dar y tomar. Este artículo tuvo su germen (nunca mejor dicho), leyendo el otro día este post sobre los beneficios que aportan las claras de huevo a tu salud y bienestar de la empresa gallega Pazo de Vilane, y nos vamos a detener un poco más en esta parte del huevo y repasemos los beneficios que aporta la clara del huevo. Y empecemos por los más conocidos: la riqueza de sus proteínas y su determinante papel en nuestra salud. 

Beneficios de la clara de huevo

Todos los expertos coinciden en que la clara del huevo representa la mejor fuente natural de proteínas, las de mayor calidad para el organismo debido a su fácil asimilación. 

Las proteínas de la clara son ocho: albúmina, conalbúmina, ovomucoide, ovomucina, lisozima, avidina, cistatina y ovostatina. La albúmina es la más conocida de todas ellas, seguramente porque es la más abundante. Pero todas ellas tienen la importante misión de reparar tejidos y reconstruirlos, así como de proteger y reparar las membranas celulares. 

Guia Sostenibilidad

Además, las vitaminas E y del grupo B presentes en la clara del huevo fortalecen el sistema inmunitario, lo que acelera la recuperación general del organismo tras superar una enfermedad. 

Ahora bien, es necesario aclarar que los huevos deben consumirse completos (y no sólo las claras) sobre todo las personas en estados carenciales, como enfermos crónicos o convalecientes tras una operación, parto, etc. 

Y es que la clara actúa reparando los órganos, pero la yema aporta nutrientes complementarios que cooperan en esa misión fundamental. Como vemos, clara y yema trabajan unidas para ayudarnos a mantener un buen estado de salud.

Por otro lado, no pueden faltar claras de huevo en la alimentación de los niños, embarazadas y ancianos. 

Los primeros las necesitan para un óptimo crecimiento y desarrollo de músculos, cartílagos y huesos. Junto a las yemas, logran un mejor desarrollo neuronal y de la función cognitiva, y además previenen patologías que, en ocasiones, aparecen en la niñez, como la anemia y/o la fatiga debido al crecimiento.  

Por su parte, las embarazadas se benefician de este alimento tanto para paliar los estragos de la distensión muscular (que suele generar estrías, flacidez…) como para el desarrollo del feto. Claras y yemas, esto es, el huevo completo, es uno de los mejores alimentos que puede tomar una mujer que espera un bebé, por la amplia colección de minerales y vitaminas (entre ellos, ácido fólico) que le ofrece. 

Igualmente, las personas que siguen una dieta de adelgazamiento encuentran en las claras del huevo su mejor aliado: son muy saciantes y combinan bien con casi cualquier otro alimento. De este modo, no tendrán que luchar con las ganas de picotear entre comidas.   

También los especialistas en dietas anti-aging recomiendan las claras de huevo para detener la oxidación celular, favorecer la reparación de tejidos afectados por el envejecimiento prematuro y mejorar las arrugas profundas y el tono de la piel en general. 

Todos estos beneficios proceden de la prolina, un aminoácido que favorece la producción de colágeno, lo que ralentiza los procesos oxidativos y el envejecimiento.

Además, si quieres potenciar este efecto en tu piel, puedes usar las claras de huevo a modo de mascarilla en tu rostro, escote, brazos y manos, es decir, en todas aquellas zonas que acusan más el paso del tiempo. 

Puedes aplicarlo con la regularidad que necesites: las claras son excelentes hidratantes y encima tienen efectos antisépticos, por lo que verás cómo desaparecen rápidamente pequeños granitos, rozaduras o heridas.  

¿Cómo tomar clara de huevo?

Puedes utilizar la clara de huevo en multitud de preparaciones. Si se te han acabado las ideas, a continuación te damos algunas opciones: 

  • Para dar un toque de esponjosidad a tus bizcochos caseros
  • Para hacer un delicioso merengue, que además se elabora de forma muy sencilla. 
  • Para hacer una tortilla saludable a partir de solo las claras. 
  • Para preparar mousses y sorbetes.

En caso de que te sobren y no sepas qué hacer con ellas, puedes congelarlas en tu nevera y utilizarlas otro día, siempre que las dejes descongelar previamente a temperatura ambiente.

10 consejos prácticos para hacer ecoturismo

Qué es el árnica y cuáles son sus propiedades y usos