in

¡Hay que llevarse siempre la comida que sobra del restaurante!

En España, desperdiciamos mucha comida. No es que éste sea un problema exclusivo de nuestro país, ni mucho menos, pero se calcula que, cada año, tiramos 7,7 millones de toneladas de comida a la basura, y ya es hora de que nos concienciemos con este tema. Las vías para combatir este problema son varias, y no son incompatibles entre ellas. Pero hoy, aquí, nos queremos centrar en una de ellas: llevarse a casa la comida que sobra en el restaurante.

Di NO al desperdicio alimentario: tips para evitar el derroche de comida

¿Qué podemos hacer para que no sobre tanta comida en el restaurante?

Sabemos que la causa principal de que se tire tanta comida a la basura no es la comida que nos sobra en los restaurantes. Mucha gente come de menú y, en esos casos, las raciones están mucho más medidas que cuando se hace a la carta o se celebran banquetes.

Pero intentar reducir este hábito de que sobre comida en las mesas de bares y restaurantes es una práctica que nos viene bien en muchos sentidos. Y, si no tienes todavía conciencia de lo grave que es tirar tanta comida a la basura, piensa en el dinero que te puedes ahorrar. Si comes mucho fuera de casa, lo notarás a fin de mes, sin ninguna duda.

Lo primero que podemos recomendar cuando comemos en un restaurante es mirar la carta con la cabeza y no con el estómago. Sabemos que, cuando hay mucha hambre, todo resulta tentador y apetecible, pero, si no calculamos bien, las cantidades encima de la mesa pueden resultar exageradas.

Hay muchos locales que ofrecen en sus cartas medias raciones de los platos. Incluso, si no viene por escrito, se puede preguntar si existe esta posibilidad. Esto puede ser conveniente por varias razones; la primera, porque nos permitiría probar una mayor variedad de platos; la segunda, y más importante, porque de este modo se pueden ajustar las cantidades de un modo más preciso, sobre todo en los restaurantes donde se sirven raciones de gran tamaño.

Además de preguntar por esta opción al camarero que nos atienda, también podemos pedir recomendación sobre qué platos pedir y sugerencia sobre si la cantidad de comida elegida es suficiente o demasiada.

Pero puede que ninguno de estos consejos funcione o sea posible. No importa, nosotros queremos insistir en una costumbre que puede marcar la diferencia y que todavía no es tan común en nuestro país como debería: la de pedir la comida que sobra para llevar a casa.

¿Qué se hace con la comida sobrante en otros países?

Como hemos dicho, lo de tirar la comida a la basura no es algo exclusivo de España. Pero en lo que respecta a llevarse la comida sobrante del restaurante a casa, aún tenemos mucho que aprender.

Sabemos que en esto influyen muchos aspectos culturales, y que hay países como Francia o España en los que, hasta hace no mucho, resultaba casi hasta vergonzante pedir la comida que sobraba en el restaurante. En cambio, en otras naciones, como Estados Unidos o Rusia, es una práctica muy extendida, y en lugares como China, donde los desperdicios de comida han llegado a ser gigantescos, se ha comenzado a expandir la costumbre del “da bao”, que consiste en que los restaurantes ofrezcan tarteras a los clientes con las que llevar la comida sobrante a casa.

Pero el cambio, a pesar de que hay buenas ideas e iniciativas particulares o sociales, se está viendo reforzado a través de leyes que inciden enormemente en evitar el desperdicio de comida.

Por ejemplo, en febrero de 2016, se promulgó una ley en Francia que obligaba a los supermercados y a los restaurantes a gestionar la comida sobrante. Los primeros, para donarlo a bancos de alimentos e instituciones benéficas, mientras que los segundos, para entregar la comida a los clientes que así lo requerían. Fue tal la eficacia de esta norma que el país francés recibió el primer puesto del ranking de sostenibilidad alimentaria elaborado por la Economist Intelligence Unit, organización dependiente del grupo The Economist.

Pero nos podemos incluso remontar más atrás para ver cómo en Italia, ya en 2003, se lanzó el proyecto Siticibo, con el fin de donar comida sobrante a bancos de alimentos. Gracias a éste, de las 88.000 raciones de comida que se recogían en 2005, se ha pasado a las más de 1,5 millones actuales, una cifra espectacular que se ha visto respaldada con una ley aprobada en agosto de 2016 de contenido similar a la francesa.

En España, llevamos mucho tiempo esperando nuestra propia Ley del Buen Samaritano. Pero, de momento, nos tenemos que conformar con las propuestas que se están llevando a cabo desde los gobiernos autonómicos, como en Cataluña o en Galicia, donde se promueve que los restaurantes faciliten envases a sus clientes.

Tampoco faltan las iniciativas privadas en este sentido. Un claro ejemplo de estas últimas son las aplicaciones móviles, como Too Good to Go, o weSAVEeat que, precisamente, se enfocan en reducir la comida que se desperdicia en restaurantes y supermercados y darle un aprovechamiento útil y eficiente, tanto para los comercios como para los usuarios.

Así que ya sabes. La próxima vez que salgas a comer fuera de casa y te sobre comida, no lo dudes. Pide que te lo preparen para llevarlo a casa y podrás darle una segunda oportunidad a esas raciones tan ricas antes de que terminen en la basura.

grillos fritos

¿Cómo será nuestra comida del futuro?

Limpiar el horno con bicarbonato y vinagre en pocos pasos