in

Cómo conservar las fresas frescas durante más tiempo sin que se estropeen

Las fresas, bien conservadas, se mantienen en perfectas condiciones entre 3 y 5 días, pero también se pueden congelar, deshidratar o escabechar, para disfrutar de ellas durante meses. 

Imposible resistirse a una bandeja de fresas cuando las ves en la frutería o en el supermercado. Su color y aroma captan nuestra atención nada más verlas, pero…¡ojo, porque pueden engañar!

La mejor manera de disfrutar de las fresas es comprándolas en su momento más óptimo. Y este, normalmente se da en primavera. ¿El problema? Que es una variedad de fruta muy delicada y se estropean casi con mirarlas, una vez llegan a casa. Por eso, hoy queremos darte algunos consejos sobre cómo conservar las fresas frescas durante más tiempo y en las mejores condiciones. Toma nota porque empezamos. 

¿Por qué se estropean tan rápido las fresas?

A diferencia de otras frutas, como las manzanas o plátanos, las fresas no son climatéricas. Es decir, que una vez se recolectan, ya no maduran y esta es la razón principal por la que se estropean enseguida.

Y es que algo que se olvida en este sentido, es que cuando las compramos en la frutería o el supermercado, las fresas ya han empezado su proceso de deterioro.

Guia Sostenibilidad

Sin embargo, las fresas sí que se pueden conservar frescas durante más tiempo, (unos 3-5 días), si tenemos en cuenta los siguientes consejos.

Qué tener en cuenta cuándo compramos las fresas

No te dejes llevar solo por ese agradable aspecto o aroma y ten en cuenta los siguientes puntos, cuando las compras: 

  • Asegúrate que vas a poder consumirlas en los siguientes 3 a 5 días, tras la compra, de lo contrario, tendrás que pasar a otras técnicas de conservación, de las que también te hablaremos después.
  • Fíjate bien en la fecha de recolectado y envasado, de manera que podamos coger las que son más recientes y así asegurarnos de que son las más frescas.
  • Escoge aquellas que no estén amontonadas las unas sobre las otras, porque no te permitirá ver cómo están las de la parte de abajo y una vez se aplastan, duran todavía menos. 
  • Aguantan mejor las que vienen en cajas de madera, que las que vienen en envoltorios de plástico, así como aquellas en las que respiran mejor y se pueden ver por fuera.
  • Comprueba que no haya fresas con moho o demasiado verdes, ya que las primeras estropearán el resto y las segundas serán sinónimo de que las fresas no están en su punto óptimo.
  • Comprueba también que no haya bichos, para que no dañen las fresas que compras.
  • Ponlas siempre sobre los otros productos que compres ese día, de manera que no se chafen antes de llegar a casa.

Cómo conservar las fresas en casa

Ahora que ya las tienes en casa, toca seguir los siguientes consejos para que las mismas te duren entre 3 y 5 días en óptimas condiciones: 

EVITA LAS SIGUIENTES SITUACIONES: 

  • Dejarlas fuera de la nevera
  • Limpiarlas antes de meterlas al frigorífico
  • Cortarles el rabito
  • Meterlas en un tupper cerrado/hermético

LO QUE SÍ QUE TIENES QUE HACER

  • Sácalas de su bandeja y comprueba que no haya ninguna tocada, con moho o con bichos. En caso de que encuentres alguna con moho, retírala. Si está tocada, consúmela ese mismo día, quitándole la parte tocada.
  • Ponlas en un recipiente donde puedan respirar todas y tener su espacio. Si puedes, pon papel de cocina en la parte de abajo, para que absorba la humedad y se conserven mejor. Por supuesto, el recipiente no estará cerrado; un plato o una bandeja van perfectos.
  • Déjalas en el frigorífico a una temperatura entre 2 y 6 grados. Y, siempre que puedas, en las bandejas superiores.
  • Procura no dejarlas cerca de las manzanas o plátanos, porque emiten etileno y estropearían las fresas. Tampoco las pongas al lado de comida que emita mucho olor, porque las fresas lo absorberían y luego te sabrán raras. 
  • Revísalas a diario. De esta manera te aseguras de que ninguna fresa está en malas condiciones, porque como ya hemos dicho, afectaría al resto.

Métodos de conservación a largo plazo de las fresas

Los consejos que te hemos dado van genial para conservar las fresas frescas durante el tiempo que puedes tenerlas en casa, pero si lo que quieres es conservarlas durante meses, especialmente aquellos en los que no puedas disfrutar de ellas, también hay otros métodos de conservación.

Eso sí, es importante aplicarlos nada más llegan a tu casa, porque será el momento más óptimo y así, cuando las vuelvas a consumir, conservarán tanto el sabor como las propiedades. 

Para ello puedes congelarlas, deshidratarlas o escabecharlas. Si lo prefieres, también puedes aprovechar las fresas para hacer mermelada casera con ellas. 

Nosotros vamos a explicarte cómo congelar las fresas. 

El paso a paso para congelar fresas

Si tenías dudas, efectivamente las fresas son un tipo de fruta que sí que se puede conservar. Pero es importante seguir estos pasos: 

  • Paso 1. Cuando llegues a casa, esta vez sí, lava las fresas a mano (no sumergiéndolas en un recipiente con agua para evitar que se acumulen bacterias) y sécalas bien, con papel de cocina. 
  • Paso 2. Ponlas en una bolsa de congelados o recipiente apto para el congelador. Recuerda que es importante que tengan su espacio y que no se amontonen, por lo que, quizá, tengas que usar varias bolsas. Las puedes meter enteras o cortadas por la mitad. Depende de cómo las vayas a usar después. 
  • Paso 3. Escribe la fecha en la que las has metido, de manera que no te pasen más de 10-12 meses, que es el tiempo que aguantan bien en el congelador. 

Para descongelarlas, solo tienes que sacarlas un día antes de consumirlas y meterlas en la nevera para que se descongelen bien. ¡Ya las tienes listas para volver a consumir!


Ahora sí, ya nos despedimos. Recuerda que, tanto si las vas a consumir en los días posteriores a llevarlas a casa, como si las quieres congelar para tomarlas más adelante, es importante que tengas en cuenta todos los pasos que te hemos contado, tanto en el momento en el que las compras, como cuando llegas a casa. 

Cuéntanos, ¿te ha resultado útil este artículo? ¿Conocías estos pasos? ¿Los estabas llevando a cabo? 

Te leemos en comentarios y, por supuesto, si te ha parecido interesante el artículo, no olvides compartirlo en tus redes sociales para que llegue y ayude a más personas. 

¡Qué vivan las fresas!

Aceite de argán, propiedades y beneficios para el cabello y la cara

¿Cuáles son los principales problemas medioambientales?