in

¿Cómo conservar la lechuga por más tiempo?

La lechuga es uno de los productos estrella del verano, aunque se consume en cualquier época del año. Por eso hemos recopilado una serie de consejos para que puedas conservar durante más tiempo la lechuga fresca. Desperdiciar la menor cantidad de alimentos posible. Ese es uno de nuestros objetivos por la sencilla razón de que buscamos vivir en un mundo mejor y que las siguientes generaciones lo puedan disfrutar. 

Por ello, nos encanta poder investigar sobre cómo aprovechar al máximo los alimentos y uno de ellos es haciendo que la comida se conserve en buen estado durante más tiempo; especialmente si hablamos de los más delicados. 

Precisamente, en ese último listado entra la lechuga. Y es que a pesar de que se suele consumir bastante rápido en los hogares, especialmente en verano, lo cierto es que una vez llega a nuestra casa es una de las primeras que se estropea, al menos, si no sabemos cómo mantener la lechuga fresca más tiempo. En el artículo de hoy te contamos cómo hacerlo y de manera sencilla.

Tu lechuga, del campo a la nevera

Uno de los principios para que puedas conservar la lechuga fresca durante más tiempo es que te puedas asegurar que la lechuga está en su punto óptimo y para eso solo tienes dos opciones: 

  • Acudir directamente al campo a por ella: cada vez son más los pequeños huertos que producen a pequeña escala para consumidor final y que, o bien tienes que pasar a buscarlos o te mandan un paquete fresco según cosechan tu pedido. 
  • Conocer bien las características de una lechuga fresca: es decir que conserva su color, las hojas están firmes y crujientes y no tiene manchas negras.

Una vez tienes claro que te has llevado a tu casa una lechuga fresca, te invitamos a seguir dos pasos, dependiendo de la procedencia o el empaquetado de tu lechuga: 

  • Si te la has traído directamente del campo o la has comprado en algún puesto de mercado local, es muy probable que la tengas que lavar. En este caso, te recomendamos que la laves hoja por hoja (lo mejor es que la arranques con la mano desde el cogollo) y luego las seques minuciosamente, con papel de cocina bien absorbente. ¿Por qué? porque es importante que no entre con humedad a la nevera, que será el último paso que deberás dar.
  • Si la has comprado en un supermercado, lo más seguro es que venga ya limpia, así que solo tendrás que meterla a la nevera directamente. 
Leer más: Conoce estos tipos de lechugas

Cómo conservar tu lechuga en la nevera

En ambos casos, cuando la metas en la nevera tienes que tener en cuenta que:

  • Lo recomendable es guardarla en los cajones inferiores, porque es donde más frío suele hacer y la lechuga necesita de esa temperatura (entre 3 y 4 grados), para conservarse fresca el máximo tiempo posible).
  • Asegúrate de que no roce las paredes, ya que de esta manera será más fácil que las puntas que la tocan se marchiten antes.
  • Siempre que puedas, métela en una bolsa para que se conserve mejor (puedes reutilizar las bolsas para reducir el uso de plásticos o utilizar bolsas respetuosas con el medioambiente y apta para este tipo de productos. 
  • No la mezcles con frutas, ni con otros productos que puedan emitir gas etileno y que dañen la lechuga. 
  • Cuando la vayas a consumir, vete sacando hoja por hoja y no la cortes a trozos. De esta manera se conservará mejor si no la vas a gastar toda en una sola comida. 

Como puedes ver, mantener tu lechuga fresca durante más tiempo es muy sencillo si sigues los pasos que te acabamos de contar. 

Nos despedimos ya hasta el próximo post, pero llegados a este punto y antes de despedirnos queremos darte un dato que, probablemente, te estabas preguntando: ¿Cuándo aguanta una lechuga fresa en el frigorífico? Según datos de Eroski Consumer, una media de 3 a 5 días. 

¿Lo sabías? Y un último apunte para que lo tengas en cuenta a la hora de elegir lechugas: duran más tiempo y se corsevan frescas durante más días, las lechugas de hojas más oscuras, tanto verdes, como moradas, así como las de forma arrepollada y color amarillo.

Ahora sí, ya nos despedimos, pero nos encantaría saber qué te ha parecido este artículo y que lo compartas con más gente si te ha resultado de utilidad para que, entre todos, logremos reducir al máximo el desperdicio alimentario.

10 Cosas que debes saber antes de ir a vivir en el campo