in

Te enseñamos cómo se hace la leche de almendras

Mucho más saludable que las que compras, además de más económicas, descubre el paso a paso para realizar tu propia leche de almendras casera.

Es, junto con la de avena, una de las leches vegetales más consumidas y la que con mayor facilidad vas a encontrar tanto en las estanterías de los supermercados, como en los establecimientos de hostelería. 

La variedad es tan amplia que lo más es ir a comprarla. Sin embargo, nosotros te queremos proponer que la puedas hacer en casa. 

¿Por qué? Por las siguientes ventajas: 

  • Si la haces tú, te sale más barato. 
  • Si la haces tú, sabes que es 100% natural 
  • Si la haces tú, controlas la cantidad de azúcar o sal que quieras añadir 
  • Si la haces tú, es más sostenible porque no usas nuevos bricks cada vez que consumes leche 

Pero es que, además, es un tipo de leche que se hace de manera muy sencilla, que solo necesita dos ingredientes y que se conserva en la nevera, sin problemas, durante 3 o 4 días. 

Guia Sostenibilidad

Así que si quieres disfrutar de esta leche y hacerla en tu casa, sigue leyendo porque te vamos a contar el paso a paso. 

Ingredientes para hacer leche de almendras casera 

Antes de contarte cómo se hace la leche de almendras casera, primero toma nota de los ingredientes que necesitas: 

  • 100 gramos de almendras o la medida de un vaso 
  • 1 litro de agua o la medida de 3 a 4 vasos 
  • 1 pizca de sal 
  • Para endulzar: azúcar al gusto o dos dátiles (esta parte es opcional) 

Con respecto a las almendras, nuestra recomendación es que optes por la de tipo marcona, ya que se trata de una de las que mayor cantidad de aceites naturales y vitaminas contiene. Una variedad que, además, le da un sabor y una cremosidad muy agradable a la leche. 

En lo que al agua se refiere, la medida dependerá de si quieres que sea más o menos espesa. Si la quieres ligera, nuestra recomendación es que uses 1 litro de agua por cada 100 gramos de almendras. 

Pero si te gusta la leche un poco más densa, en ese caso reduce la cantidad de agua a la mitad (unos dos vasos o 500 ml) o a 750 ml (unos 3 vasos). 

Receta de leche de almendras casera

Una vez tengas todos los ingredientes contigo, sigue estos pasos: 

  1. Deja las almendras a remojo de 6 a 8 horas. Si las puedes dejar toda la noche, mejor que mejor porque la piel estará más blanda y será más sencilla de quitar. 
  2. Al día siguiente o pasadas las horas comentadas, cuela el agua y pasas las almendras por una licuadora. Puedes pelar las almendras antes o, si prefieres, añádelas así y, después, cuela el líquido un par de veces para asegurarte de que no habrá pieles en la leche que consumas. 
  3. Una vez estén licuadas las almendras, mézclalas con el agua, añade una pizca de sal y el edulcorante o los dátiles, si así lo deseas. 
  4. Bate todos los ingredientes y cuela la leche con tela limpia o un colador de agujeros muy muy pequeños. 

Ya tienes la leche lista. Puedes tomarla así o puedes preparar una variante de esta leche, ya que la misma es perfecta para prepararla también con un ligero sabor a vainilla o canela. 

Para ello solo tienes que añadir alguno de estos ingredientes en el momento en el que mezclas todos los ingredientes. 

Una vez lista, puedes servirla directamente o llevarla a la nevera y esperar a que se enfríe para tomarla bien fresquita o, simplemente, para conservarla. 

En el caso de que quieras beberla nada más prepararla y la quieras fresca, lo que tienes que hacer es sustituir parte del agua por la cantidad equivalente en cubitos de hielo. 

Cómo consumir la leche de almendras 

Una vez la tengas lista, la leche de almendras casera se conserva perfectamente de 3 a 4 días en la nevera. 

Durante esos días, la puedes utilizar para tomar en el desayuno, hacer batidos o emplearla en recetas dulces y saladas, como una bechamel o un pastel. 

¿Crees que no la vas a consumir en los 3 o 4 días posteriores a su elaboración? Entonces, otra opción es congelarla en pequeños tuppers y sacarla a medida que la necesites. 

Si haces esto, deja que se descongele lentamente la noche anterior (en este caso, déjala en la nevera) o déjala fuera durante 3 o 4 horas, si lo que quieres es tomarla en ese día. 

Ahora que ya te hemos contado cómo hacer la leche de almendras casera, ya puedes disfrutar de ella en tu casa cuando quieras.

Transición energética: los principales retos y soluciones