in

¿Cómo conservar las manzanas frescas para que duren más tiempo?

Como dice un conocido refrán de origen galés: An apple a day keeps the doctor away. Lo que vendría a significar en español que una manzana al día nos mantiene alejados del médico. Y es que las manzanas no solo son una fruta especialmente valorada por su sabor, sino que también representan uno de los alimentos de origen vegetal con mayor cantidad de propiedades beneficiosas para la salud de todos los que podemos llevar a nuestra mesa.

Entre la lista de propiedades nutricionales y compuestos saludables de las manzanas destacan su alto contenido en flavonoides y polifenoles, principales responsables del gran poder antioxidante de esta fruta. Pero también son un alimento muy rico en vitaminas del grupo B (B1, B2, B5 y B6), vitamina C, vitamina E, fósforo, calcio, potasio y un largo etcétera.

En España tenemos la suerte de poder disfrutar de las manzanas y de todas sus propiedades nutritivas durante la mayor parte del año, si bien su temporada de recolección y consumo preferente va desde el mes de septiembre hasta marzo. El problema surge a la hora de conservar las manzanas en casa, ya que esta fruta es especialmente delicada y se caracteriza por su rápida oxidación y por la fragilidad de su piel. Así, las manzanas se dañan fácilmente si no se manipulan con cuidado y en seguida pueden mostrar manchas oscuras o rasguños que nos indican que la fruta ha sufrido algún tipo de golpe, y que acortan su tiempo máximo para el consumo.

Por ello, hoy queremos hablar sobre cómo conservar las manzanas frescas para que duren más tiempo. Una información que nos será muy útil para poder disfrutar de todas las propiedades de esta fruta en cualquier momento y que nos ayudará también a combatir el desperdicio de alimentos

¿Cómo conservar las manzanas frescas?

A la hora de conservar las manzanas frescas y enteras en casa durante más tiempo contamos con dos opciones: conservarlas a temperatura ambiente o conservarlas en el frigorífico. En función del mayor o menor tiempo que pensemos que va a pasar hasta que consumamos las manzanas, podremos decantarnos por una u otra solución de conservación. Veamos cada una de estas opciones en detalle.

Cómo conservar las manzanas frescas a temperatura ambiente. 

Las manzanas pueden mantenerse a temperatura ambiente entre 5 y 7 días sin problemas. Siempre que estén enteras, ya que una vez cortadas, las manzanas se oxidan rápidamente. Una opción perfecta para cuando compramos o recolectamos unas cuantas manzanas para su consumo más o menos inmediato. 

Algunos consejos para conservar las manzanas frescas fuera de la nevera:

  • Cuando vayamos a comprar las manzanas, si queremos que estas duren el mayor tiempo posible, es mejor optar por aquellas de tamaño medio o pequeño y bien formadas. Las manzanas grandes resisten peor el paso del tiempo. Si se muestran con brillo y están un poco duras al tacto esto nos indica que aún no han alcanzado su punto álgido de madurez. Esto resulta especialmente interesante de cara a que puedan aguantar frescas algún día extra. En cuanto a las variedades que mejor resisten el paso del tiempo, aquellas con la piel más gruesa y de carne menos dulce nos darán los mejores resultados, como por ejemplo la variedades Granny Smith o manzana verde, o la Royal Gala.
  • Idealmente, colocaremos las manzanas en un frutero, en posición vertical y con el tallo hacia arriba. De esta forma ayudaremos a minimizar la pérdida de líquidos y conseguiremos que nuestras manzanas duren un poco más de tiempo antes de comenzar a degradarse. 
  • Es importante almacenar las manzanas sin lavar y bien secas. Al lavarlas retiramos parte de la cobertura de protección natural que las manzanas tienen en la piel, por eso es mejor dejarlas sin lavar, en un frutero u otro tipo de recipiente adecuado. Para almacenarlas, buscaremos una zona de la casa fresca, seca y alejada de la exposición de la luz. Si tenemos una despensa que nos ofrezca estas características, mejor que mejor.
  • Para que nuestras manzanas duren más tiempo frescas y conservando todas sus propiedades, las guardaremos solas, sin que entren en contacto con otras frutas, verduras u hortalizas. Esto no solo garantizará que las manzanas aguanten más tiempo en buenas condiciones, sino que evitará que el resto de vegetales maduren de forma precipitada. Y es que las manzanas, al igual que otras frutas como los plátanos, los melones, las peras; o como sucede también con las cebollas, liberan etileno en cantidades considerables, un gas de formación natural que puede acelerar los procesos de maduración y degradación de otras frutas y vegetales en general. 

Cómo conservar las manzanas frescas en el frigorífico.

Si las conservamos bien, las manzanas enteras pueden mantenerse frescas por un período de hasta dos meses dentro de la nevera. El frío ayudará a ralentizar los procesos biológicos de degradación de la fruta y con ello podremos alargar la vida de consumo de nuestras manzanas, manteniendo prácticamente intactos su sabor, su aroma y su textura.  

Algunas claves a tener en cuenta para conservar adecuadamente las manzanas en el refrigerador por más tiempo:

  • A la hora de seleccionar las mejores manzanas para que estas duren más tiempo, elegiremos los ejemplares mejor formados, de piel firme, tersa y que no presenten golpes ni abolladuras. También es importante que conserven el tallo. Nos debemos fijar también, una vez más, en el brillo de las manzanas, seleccionando las más lustrosas. Las manzanas, como sucede con otras frutas, generan un recubrimiento natural de cera para proteger su piel del exterior. Así, cuentan con un nivel de protección extra frente a posibles rozaduras y golpes, contra posibles ataques de hongos e insectos, y frente a la radiación ultravioleta del sol. Esta cera también evita las transferencias de líquidos entre el interior y el exterior de la manzana, evitando  a la vez que esta pierda sus fluidos naturales y que la humedad del ambiente pueda acelerar sus procesos de degradación naturales.
  • Para que nuestras manzanas duren más tiempo dentro de la nevera podemos envolverlas en papel de cocina, papel kraft o en otro tipo de papel que absorba bien la humedad. Con ello, evitaremos que las manzanas se pudran prematuramente por efecto del exceso de humedad que pueda presentar el interior del refrigerador. Una humedad ambiental que suele ser elevada debido a la condensación y a la liberación de agua que sufren el resto de alimentos que guardamos en el frigorífico. 
  • Dentro de la nevera, colocaremos nuestras manzanas envueltas en papel dentro de un recipiente que nos permita mantenerlas en posición vertical, con el tallo de las manzanas apuntando hacia arriba. En la medida de lo posible, evitaremos también que las manzanas entren en contacto entre sí. Dejaremos el recipiente con las manzanas descubierto, para evitar la condensación y la concentración de etileno. 
  • Por último, colocaremos el recipiente con las manzanas enteras, envueltas en papel, preferiblemente en el fondo del frigorífico, lugar en el que la temperatura permanece baja de forma más estable. En el caso de mantenerlas en los compartimentos específicos para frutas y verduras, deberemos intentar que el contacto con otras frutas y verduras sea el mínimo posible para evitar la aceleración de la maduración por efecto del etileno. Si este gas se convierte en un problema a la hora de conservar en buen estado nuestras manzanas y otras frutas, podemos valorar el uso de cápsulas para la absorción de etileno en nuestra nevera. 
conservar manzanas frigorifico

Como vemos, siguiendo estos sencillos consejos podremos conservar nuestras manzanas frescas en casa en perfectas condiciones. Hasta una semana fuera de la nevera y hasta dos meses si recurrimos al frigorífico. Cualquier opción es buena para poder disfrutar de esta fruta tan rica y saludable durante más tiempo. Y para combatir, de paso, esa lacra que es el despilfarro de alimentos.

30 frases sobre la importancia de reciclar para concienciarte

Las propiedades y beneficios del boniato (batata)