in

¿Qué se recicla y qué no se recicla en el contenedor marrón? Lista completa

Si eres de los que se preocupa por cuidar de nuestro planeta ya sabrás de la existencia del contenedor marrón. Algunas comunidades como Euskadi, Cataluña, Navarra y Madrid ya cuentan con este contenedor en las calles de sus ciudades, y el resto deberán implantarlo obligatoriamente antes de 2024. 

El asunto que más preocupa es qué se recicla en el contenedor marrón, y para solucionarlo te traemos una lista completa de qué debes y qué no debes echar en este nuevo cubo de basura orgánica.

En este contenedor puedes echar restos orgánicos como pieles de frutas, sobras de alimentos o servilletas usadas, pero para que el sistema de reciclaje funcione de la mejor manera posible, debemos hacer el esfuerzo de conocer a fondo qué se recicla y qué no se recicla en el contenedor marrón.

El objetivo principal de este contenedor es generar compost. Es el abono que se crea de la mezcla de residuos orgánicos y materias minerales cuando están en contacto con el oxígeno por un tiempo prolongado. Aproximadamente, entre 6 y 12 meses después de depositar los residuos, el compost habrá adquirido unos buenos nutrientes, y tendrá un aspecto oscuro y terroso. Si se hace bien, el resultado será un abono de alta calidad muy útil para usar en trabajos de agricultura.

Además del compost, los residuos del contenedor de basura orgánica pueden usarse para producir Biogás. Un combustible que se genera durante el proceso de putrefacción de la materia orgánica, aunque su uso aún está poco extendido.

Sin más distracciones vamos con la lista de lo que SÍ y lo que NO puedes echar al contenedor marrón:

si al contenedor marron

  • Restos de alimentos
  • Pieles de frutas y verduras
  • Restos de carne, pescado y marisco (incluye espinas, huesos, cáscaras)
  • Cáscara de huevo
  • Frutos secos
  • Posos de café
  • Infusiones
  • Servilletas de papel usadas
  • Papel de cocina usado
  • Caja de pizza usada
  • Restos de jardinería (flores, plantas, hojas)
  • Ramos de flores
  • Tapones de corcho
  • Palillos de madera
  • Cepillo de dientes de bambú (sin cerdas)
  • Cerillas
  • Serrín
no al contenedor marron

NO

  • Compresas, pañales
  • Toallitas húmedas
  • Gasas o tiritas
  • Colillas
  • Chicles
  • Cápsulas de café
  • Arena de mascotas
  • Excrementos
  • Pelo
  • Restos de barrer
  • Cenizas
  • Tierra de jardín
  • Resto de poda de gran tamaño
  • Aceite usado
  • Medicamentos

A modo de repaso, los posos del café pueden echarse al contenedor marrón, pero no las cápsulas porque suelen ser de plástico o aluminio, y deberán ir a su propio punto de reciclaje. Las servilletas y el papel de cocina pueden echarse al contenedor marrón, siempre y cuando estén usadas o manchadas de comida. Si están limpias deben ir siempre al contenedor azul (papel y cartón).

¿Reciclar cápsulas de café o mejor buscar alternativas verdes?

Ocurre lo mismo con las cajas de pizza, si no han sido usadas deben ir al contenedor azul, pero si están manchadas de restos de comida o aceite deberá ir al contenedor orgánico. El motivo es que una caja usada puede contaminar el resto de cartones del contenedor azul. Además, la pulpa resultante del proceso de reciclaje a partir de papel y cartón manchado, es de peor calidad que la se hace con materiales limpios.

Ecoembes insiste en que debemos tirar las cajas de pizza siempre al contenedor azul, independientemente de lo manchada que esté. Desde En Estado Crudo coincidimos con el resto de asociaciones ecologistas que recomiendan que las cajas de pizza manchadas vayan al contenedor marrón para no contaminar el proceso de reciclaje del contenedor de papel y cartón. 

En cualquier caso, la manera más sostenible y divertida de comer pizza es prepararla uno mismo en casa.

Siguiendo con la lista, los restos de infusiones también son beneficiosos para el contenedor de basura orgánica. Sin embargo, debemos hacer un matiz importante en este punto sobre las bolsitas de té, ya que la gran mayoría de estas incluyen algún componente plástico en su composición.

Plástico en las bolsitas de té: el té sigue siendo saludable, pero el plástico no

Los tapones de corcho que llevan las botellas de vino, cava y champán también pueden reciclarse en el contenedor marrón. ¡Ojo! Algunas botellas llevan tapones sintéticos y en ningún caso podrán ir al contenedor de basura orgánica.

Los palillos de madera -como los que encontramos en los bares-, los palillos chinos, o los cepillos de dientes de bambú también pueden depositarse en este contenedor. Aunque hay un problema con el cepillo de bambú y es que suelen tener cerdas de plástico. Si quieres meterlo en el contenedor marrón tendrás que separarlo antes de reciclarlo. (Las cerdas tendrán que ir al contenedor de restos).

Por último, también podemos meter otros objetos como cerillas -fósforos-, serrín o ramos de flores. 

Lo que NO debemos echar en el contenedor marrón también genera mucha confusión. Bajo ningún concepto debes depositar en él objetos como pañales (usados o limpios), colillas o cenizas, chicles, arena del gato, pelos, excrementos o restos de barrer. 

El aceite usado tiene su propio punto limpio, es decir, que no podemos echarlo al contenedor orgánico.

Tampoco podemos meter toallitas húmedas, ni siquiera cuando en el envase ponga “biodegradables”. El textil sanitario como gasas, compresas o vendas tampoco va a este contenedor. Ni objetos de cerámica o madera muy tratada.

Básicamente, puedes echar al contenedor marrón todos los residuos orgánicos y aquellos que tengan un origen natural. Si tienes dudas es mejor que lo consultes con un especialista antes de depositarlo para no estropear la mezcla.


Ahora que sabemos qué se recicla en el contenedor marrón solo nos queda ser consecuentes con ello. Separar nuestros residuos en casa en contenedores independientes para conservar la higiene y no echar a perder el resto de residuos. 

Si te animas, incluso puedes hacer tu propio compost en casa, y será como tener un contenedor marrón que podrás usar como abono o fertilizante para tus plantas.

Recuerda que antes de reciclar podemos reducir o reutilizar. Un envase no fabricado es mucho más beneficioso para nuestro entorno que un envase reciclado. Con constancia y compromiso podemos construir el tipo de sociedad que queremos.

Especies de tiburones: desde los más populares hasta los más especiales

20 ideas para huir de la cultura de usar y tirar