in

¿Cuánto plástico hay en el mar? Los datos que te van a sorprender

Vivimos en la época de la posverdad y de las fake news. En un mundo cada vez más globalizado en el que el papel de los ciudadanos se relega, cada vez más, al de meros consumidores, es difícil tratar de concienciarse sobre las amenazas que afectan al medio ambiente. Problemáticas como el cambio climático y el calentamiento global, la deforestación o la contaminación por plásticos y microplásticos se convierten a menudo en tema de debate. Parte de la sociedad se postula a favor de actuar con decisión y de forma radical para proteger el planeta; otra parte, se sitúa en una cínica e irresponsable (y puede que también lucrativa) postura negacionista. Y ante el ruido producido por el choque de las dos anteriores posiciones, una tercera parte de la población y de la opinión pública se diluye por desconocimiento, falta de información o por simple comodidad consumista. ¿Qué hacer ante esta perspectiva de bloqueo global para afrontar los grandes problemas medioambientales? Recurrir a los datos. Aunque hoy en día ya se discuten hasta los datos más contrastados, la única forma de crear conciencia colectiva y de comenzar a poner solución a los retos medioambientales del presente es darlos a conocer. Por ello, hoy queremos centrarnos en el problema de la contaminación por plásticos que sufren nuestros océanos. Para ofrecer una visión global de la gravedad del problema, vamos a compartir una serie de datos extraídos de diferentes estudios científicos. Datos que nos informan de cuál es la situación actual de contaminación de nuestros mares, de cómo esta contaminación afecta a la flora y la fauna marinas y de cuáles son las perspectivas para el futuro si seguimos con el ritmo actual de generación y desecho de residuos plásticos. Ante el ruido, datos. 

  • Cada año se vierten a los mares 8 millones de toneladas de plástico en todo el mundo. Así lo afirma un estudio llevado a cabo como parte del proyecto MainStream que impulsa el Foro Económico Mundial y que se presentó en Davos este mismo año. Esta cantidad equivaldría a cubrir con basura una superficie 34 veces superior a la de la isla de Manhattan o a descargar más de 1 millón de camiones de residuos plásticos sobre el mar cada año. Y lo peor son las expectativas de futuro: de seguir con el actual ritmo de producción, consumo y desecho de plásticos, se prevé que en 2030 el ritmo de vertido de plásticos al mar se multiplicará por 2 y en 2050, por 4. Y esto nos lleva a otro dato realmente revelador y alarmante: si continuamos contaminando los océanos con plástico a esta velocidad, en 10 años habrá 1 tonelada de plásticos por cada 3 toneladas de peces; para 2050 la proporción se estima en un 1:1, es decir, habrá la misma cantidad de plásticos que de peces en el mar. 
Foto: Muntaka Chasant
  • También según datos del Foro Económico Mundial, el impacto económico ligado al sistema de producción actual de plásticos de un solo uso supone unas pérdidas estimadas anuales de entre 80.000 y 120.000 millones de dólares en concepto de envoltorios plásticos no reutilizados. Según un estudio de 2014 realizado por el Programa de Naciones Unidas para el Ambiente (UNEP) y titulado Valuing Plastics: The Business Case for Measuring, Managing and Disclosing Plastic Use in the Consumer Goods Industry, el coste económico por pérdida de capital natural marino debido al impacto que supone la contaminación por plásticos sería de 75.000 millones de dólares anuales. El coste originado por los plásticos que terminan directamente en el mar sería de 13.000 millones de dólares por año. 
  • Según lo visto en Davos este 2019, el 83 % de los residuos plásticos que no son gestionados correctamente y que pueden acabar en el mar provienen de tan solo 5 países: China, Indonesia, Vietnam, Filipinas y Sri Lanka. Un correcto tratamiento que redujera la generación de residuos al 50 % en esos países, supondría la reducción del 40 % del total de residuos plásticos que acaban en el mar.  
  • Los plásticos de un solo uso son uno de los grandes retos a afrontar para reducir la producción de residuos plásticos. Deben trabajarse aspectos como la prohibición legal de utilizar este tipo de plásticos por parte de los gobiernos o la adopción de alternativas biodegradables por parte de los productores. El consumo de agua embotellada es uno de los grandes problemas que conllevan los plásticos de un solo uso. Una botella de PET puede tardar más de 450 años en degradarse. Además, para la producción de una botella de un litro se necesita invertir 3 litros de agua y otros muchos recursos. Solo para la producción de botellas de plástico destinadas al consumo de EEUU durante 2006 se invirtieron 17 millones de barriles de petróleo. Y eso sin tener en cuenta la energía necesaria para el transporte y distribución de estas botellas. Así lo afirman datos de la ONG estadounidense Pacific Institute
Aquí puedes conocer algunas alternativas al consumo de agua embotellada. 
  • Los efectos sobre la salud humana que puede originar la contaminación ambiental por plásticos y microplásticos son aún una incógnita, ya que los fragmentos de plástico más pequeños se han introducido en nuestra cadena trófica y los ingerimos habitualmente. Los nanoplásticos, sobre todo, pueden penetrar en nuestro organismo incluso a nivel celular. Lo que sí podemos estimar es el impacto de la contaminación por plásticos para los ecosistemas marinos, para la flora y la fauna de los océanos. Según sendos estudios de Greenpeace y WWF, zonas como el mar Mediterráneo estarían especialmente afectadas por la contaminación por plásticos, suponiendo este tipo de residuos el 95 % de la basura marina. Según los datos de estas organizaciones sin ánimo de lucro, en el Mediterráneo podemos encontrar entre el 21 % y el 54 % de todos los microplásticos de los océanos. Además, los plásticos de mayor tamaño perjudican directamente a más de 600 especies animales marinas, causándoles enredos, amputaciones, asfixia o envenenamientos. Así lo afirman estos estudios: Impacts of Marine Debris on Biodiversity, Plastic waste inputs from land into the ocean.

Como vemos, basta una inmersión a poca profundidad en los datos sobre la contaminación por plásticos en nuestros océanos para darnos cuenta de la gravedad de la situación. La ciencia ya ha constatado la magnitud del problema, ahora somos el resto de la sociedad quienes debemos afrontarlo y poner medidas para solucionarlo. Comenzando por los gobiernos, continuando por las empresas que conforman la industria petroquímica y plástica, y terminando con la concienciación de los ciudadanos y consumidores de a pie.  

Foto principal: MichaelisScientists

What do you think?

One Comment

Leave a Reply
  1. Es impresionante y solo nosotros mismo, lo Podemos evitar..calones de plasticos vacios, y botellas vacias de plastico, van millones vcada ano al mar…personalmente he creado un limpiavridrios ecologicos..SIN quimico alguno…de heirbas..organica, que si lo autorizan, evitara en un 99,9% que los envases plasticos vayan al mar…los usarios de Windex, Mandan al mar mas de 13.500 millones de encases plasticos al mes y hay que evitarlo..dentro de poco presentare un Proyecto para evitar que los envases de la leche…vayan al mar…haz lo mismo y salva parte del planeta.
    Guillermo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

multitud

Sobrepoblación, la consecuencia del crecimiento exponencial de la población mundial

Siete maneras eficaces de saber si la miel es pura o procesada