in

Educación sexual en menores de edad, una asignatura pendiente en España

La educación sexual en el caso de España, siempre se ha visto desde los colegios como algo necesario, pero a lo largo del tiempo el Gobierno no ha querido sacar el tema a la palestra. Es un tema delicado para algunos sectores de la sociedad, y como tal, tiene a personas a favor mientras que otras se muestran totalmente en contra. Seguimos pensando que los menores no están capacitados para entender estos asuntos, cuando realmente desde bien pequeños comienzan a realizar sus propias investigaciones, y más ahora con la libertad que les ofrece Internet.

¿Qué es la educación sexual y cuál es su importancia entre los menores?

La educación sexual desarrolla los conocimientos relacionados con los aspectos emocionales, sociales y físicos, así como las relaciones entre personas, el sexo, la sexualidad humana, la salud sexual y reproductiva. Esta se imparte por la necesidad de ofrecer a los jóvenes los conocimientos necesarios para que puedan tomar mejores decisiones y desarrollar una vida plena y saludable. Es necesario que la educación sexual se imparta de acuerdo con la etapa y/o nivel de desarrollo en el que se encuentra el menor.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el concepto de educación sexual:  

Aprender sobre los aspectos cognitivos, emocionales, sociales, interactivos y físicos de la sexualidad. La educación sexual comienza temprano en la infancia y progresa a través de la adolescencia y la edad adulta. Su objetivo es apoyar y proteger el desarrollo sexual. Gradualmente, equipa y capacita a los niños y jóvenes con información, habilidades y valores positivos para comprender y disfrutar de su sexualidad, tener relaciones seguras y satisfactorias y responsabilizarse de su propia salud y el bienestar sexual y el de otras personas.

Los menores cada vez tienen más información accesible sobre el sexo, ya que creen que Internet les proporciona los conocimientos “necesarios”. Tanto es así, que el estudio de International Journal of Developmental and Educational Phychology ha demostrado que el 90% de los niños y el 70% de las niñas de entre 13 y 14 años han visto porno alguna vez, aquí encuentran respuesta a algunas de sus preguntas que creen que de otra forma no serían contestadas; los padres muchas veces no son capaces de resolver las dudas de los adolescentes por vergüenza o “miedo” a que estos sepan demasiado. Sin embargo, en algunos casos y como ya estamos observando, esto puede ser contraproducente. A menudo los menores creen que los comportamientos que observan en las películas porno son los códigos en los que se relacionan los adultos en su vida sexual en la realidad.

¿Cómo se trata este tema en los colegios?

Los colegios españoles tienen varias asignaturas pendientes, y entre ellas se encuentra la educación sexual. Algunos educadores aseguran que dentro de asignaturas como Conocimiento del Medio en la etapa de Primaria, y en Valores Éticos, Ciencias Naturales y Biología en Secundaria se tratan temas sobre educación sexual. El problema es, que si nos paramos a revisar los libros de estas asignaturas, nos damos cuenta que nada tiene que ver con el contenido que realmente se tendría que tratar. Así por ejemplo, encontramos juicios de valor sobre temas como el aborto o definiciones incompletas para la sexualidad.

Hay algunos profesores que no se sienten capacitados en el momento de desarrollar estos temas, consideran que no tienen los conocimientos necesarios para tratarlo desde una perspectiva educativa. Esto provoca que no todos los alumnos tengan la misma formación en educación sexual.

En España la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, establecía que los colegios incorporarían una formación en salud sexual y reproductiva, donde se hablaría de:

a) La promoción de una visión de la sexualidad en términos de igualdad y corresponsabilidad entre hombres y mujeres con especial atención a la prevención de la violencia de género, agresiones y abusos sexuales.

b) El reconocimiento y aceptación de la diversidad sexual.

c) El desarrollo armónico de la sexualidad acorde con las características de las personas jóvenes.

d) La prevención de enfermedades e infecciones de transmisión sexual y especialmente la prevención del VIH.

e) La prevención de embarazos no deseados, en el marco de una sexualidad responsable.

f) En la incorporación de la formación en salud y salud sexual y reproductiva al sistema educativo, se tendrán en cuenta la realidad y las necesidades de los grupos o sectores sociales más vulnerables, como el de las personas con discapacidad proporcionando, en todo caso, a este alumnado información y materiales accesibles, adecuados a su edad.

Articulo 9 de la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo

En el artículo 10, se hablaba de la realización de charlas formativas. Sin embargo en el 2013 se implanta la denominada popularmente como “ley Wert” y lo poco que se estaba tratando del tema en las aulas desapareció. Lo único que se ha mantenido son las charlas en los centros educativos, pero solo tratan algunos temas concernientes al sexo, la prevención de enfermedades y se les enseña de forma práctica a poner un preservativo; la gestión de las emociones o la igualdad de sexo siguen desaparecidas en la educación sexual de nuestro país.

Aquí tocamos otro factor clave en torno al tema de las charlas, ¿quiénes deberían ser los encargados de difundir estos temas en el ámbito de los adolescentes? Las charlas suelen ser organizadas o bien por los Ayuntamientos, la Comunidad Autónoma, el Injuve, la Cruz Roja y en algunos casos empresas como Evax, Ausonia y Tampax. Estas empresas de higiene íntima tienen un programa para los estudiantes de 3º de la ESO en el que se les habla sobre los cambios físicos y emocionales en esta nueva etapa; les hacen entrega a las alumnas de algunos de sus productos. Con la intervención de estas empresas podemos intuir que uno de los objetivos principales de sus charlas es atraer a nuevas consumidoras. Sin embargo estos temas deberían ser tratados de forma aséptica para que no intervenga ningún tipo de ideología, opinión personal o intereses comerciales.

Organismos con propuestas de regulación para la educación sexual

La Organización Mundial de la Salud advirtió a principios de este siglo de la necesidad de que “los programas de educación sexual se inicien tempranamente, sean específicos para cada edad y constituyan una actividad continua de promoción de la salud durante los años escolares. Deberían empezar en la familia, con los niños en edad preescolar, y estar en conexión con la escuela”, por eso, en 2010 se creó un documento para explicar a los centros educativos como abordar esta temática. Otra organización que se ha lanzado a tratar el tema es Naciones Unidas que ha llegado a la conclusión de que “La educación sexual en los colegios es esencial para la igualdad de género y la salud reproductiva”.

Nos surge de nuevo una duda, ¿opina lo mismo el Gobierno español? Hasta 2019 no se ha escuchado a ningún gobierno hablar de una regulación de la educación sexual, en este caso ha sido el PSOE quien ha visto necesaria la creación de una ley para regular lo concerniente a estos temas. Las comunidades autónomas y los centros educativos de forma individual, por falta de legislación, han estado desarrollando programas; la zona de Andalucía es donde encontramos más proyectos dirigidos a impartir educación sexual entre los menores.   

El tema de la eduación sexual llevaba en boca de expertos varios meses después de casos como el de La Manada que tuvo réplicas en jóvenes de diferentes comunidades y otros casos donde se ha visto a niños abusar de otros niños. Todos estos acontecimientos han hecho que se dispongan a  reflexionar para buscar una solución al problema y se cree necesario empezar a impartir educación sexual desde que los niños entran al colegio.

El documento más reciente en educación sexual en la Unión Europa es el de la UNESCO que se creó en 2014, “Educación integral de la sexualidad: conceptos, enfoques y competencias”. Este documento se creo a raíz de un informe publicado en 2012 en el que se ponía de manifiesto la necesidad de que los jóvenes adquieran los conocimientos necesarios en este ámbito. Algunos países dentro de la Unión Europea integraron la educación sexual hace años, el primero fue Suecia en 1955; después, en los años 70, fueron otros países escandinavos los que se sumaron y les siguieron Alemania, Austria, los Países Bajos y Suiza. Los últimos países en sumarse fueron Francia, Reino Unido, países de Europa Occidental e Irlanda, este último lo hizo en 2003.  

¿Qué se espera que tenga la ley de educación sexual?

Como ya hemos visto, hablar a los jóvenes de todos los temas que tienen que ver con el sexo es importante, pero de la misma forma lo es que se toquen todos los aspectos de la sexualidad. No podemos tolerar en la actualidad quedarnos con una ley que omita el sexo desde un punto de vista homosexual, o que los discursos varíen en función de si los oyentes son chicos o chicas.

Hablar del aborto es importante, aunque en muchos casos son los propios padres los que no creen conveniente que se toquen este tipo de temas en clase. Sin embargo, si no lo hacen ellos y en los colegios tampoco, los jóvenes buscarán respuestas de nuevo, en Internet, un lugar que suele estar lleno de mitos y de explicaciones inexactas.

Por la falta de experiencia que tenemos en la inclusión de leyes para implantar la educación sexual, podemos tomar como referentes los modelos de otros países:

  • Alemania. La regulación de educación sexual está dentro del Ministerio de Educación y Cultura. La educación que se ofrece en este país está destinada a evitar embarazos en adolescentes. Las asignaturas donde se imparte son: biología, ética, religión y ciencias sociales. Las normas para impartir este tema varían de unos estados a otros, pero la perspectiva desde la que se imparte es puramente biológica. Algunos profesores sí han recibido una preparación especial para tratar estas temáticas en clase.  
  • Suecia. Tienen profesores especializados en el tema. Se dan clases de cuatro horas a la semana durante más de un mes. Comienzan las clases con 11 años hablando de los conceptos más básicos de la pubertad, en los siguientes cursos se hablará de salud sexual, las ETS, las relaciones y el amor. En algunos casos participan expertos en el tema para dar formaciones especiales. La página Youmo se creo a petición del gobierno de Suecia para ofrecer la información necesaria sobre educación sexual a los nuevos jóvenes que llegan al país. Hace unos años empezaron a incluir información sobre la igualdad de género y la salud sexual.    
  • Bélgica. El encargado de la ley sobre educación sexual es el Ministerio de Educación. Aquí se habla en asignaturas como ciencias, naturaleza o donde se dan habilidades sociales, a los menores de entre 10 y 16 años. En 2016 se llevó una nueva ley al parlamento donde se establece que los padres pueden participar activamente en los colegios para hablar sobre estos temas.       
  • Países Bajos. En diciembre de 2012 se adoptó una nueva ley sobre los objetivos de la educación en primaria y secundaria, y solo se incluye que se tiene que hablar sobre la intimidación sexual y la homofobia; pero no habla de nada sobre educación sexual. En este país hay lecciones sobre sexo para las diferentes etapas escolares y a los padres solo se les anima a participar en la educación primaria. En algunas ocasiones la Iglesia se ha mostrado en contra de dar estos temas en los colegios.

La mayoría de las organizaciones humanitarias son las que han dado gran importancia a la necesidad de educar a los adolescentes y menores en estos temas. Creen que es la forma de evitar algunos de los problemas que vienen enlazados al desconocimiento. La educación sexual no solo debe hablar de prevención de embarazos y enfermedades, también hay que tener presente la parte emocional. Ahora es el turno del Gobierno de cumplir su palabra y elaborar una nueva ley de acuerdo con las necesidades sociales del momento.

emosido engañado

Obsolescencia programada: el ciclo de consumo que termina con el planeta

Apps y webs para consultar la calidad del aire de tu ciudad en tiempo real