in

20 ideas para huir de la cultura de usar y tirar

La cultura de usar y tirar, una costumbre que invadió nuestras vidas mucho antes de que pudiéramos darnos cuenta. Vasos desechables para el café, pajitas de plástico de un solo uso y fruta sobre-envasada en plástico y cartón. Es el reflejo de un modo de vida por el que todos -en mayor o menor medida- hemos pasado.

Por suerte, cada vez son más las personas conscientes de este derroche que deciden adaptar sus hábitos de consumo al mínimo posible. Con la humilde intención de que sirva de inspiración para tu vida diaria aquí van 20 ideas para huir de la cultura de usar y tirar:

1. Lleva tus propios tuppers y envases reutilizables a la compra 

Cada vez es más frecuente pedir que te pongan la comida en tus propios envases en el supermercado. Lleva también una bolsa para coger la fruta y la verdura, y si puedes compra en frutería en lugar de coger directamente los packs de fruta almacenados en envases de plástico. 

2. Utiliza vasos, platos y cubiertos reutilizables para comer

Evita la compra de objetos desechables como los que se suelen usar en las fiestas de cumpleaños. Las tazas y platos de toda la vida son mucho más ecológicos que cualquier otra opción.

Un truco que puedes poner en práctica, por ejemplo, cuando quieras pedir un helado en una heladería, consiste en decir que te lo sirvan en un cucurucho en vez de una tarrina con cucharilla de plástico.

3. Compra la comida a granel

Además lleva tu propio recipiente a la tienda, así evitarás la fabricación de los envases de usar y tirar. Comprando en tiendas a granel, también reducirás tu huella ecológica (ya que estas tiendas compran al por mayor), y podrás elegir la cantidad exacta de producto que quieres, algo que te permitirá no gastar de más y evitar el desperdicio alimentario que supondría tener que tirar a la basura aquello que no vayas a consumir.

4. Usa cafetera italiana, espresso o puchero

Evita comprar el café de cápsulas, ya que estos envases son difíciles de reciclar y su fabricación tiene un alto coste de energía. Y es que las cápsulas monodosis están compuestas, normalmente por un envoltorio exterior (de plástico o aluminio) y el café que guardan en su interior. Es precisamente esta característica lo que hace que las cápsulas no puedan acabar depositándose ni en el contenedor amarillo, ni tampoco en el de basura orgánica. 

Te contábamos el problema de reciclaje derivado de las cápsulas de café en este artículo

5. Compra el té y las infusiones al peso

Evita el uso de las bolsitas y sustitúyelas por el té o las infusiones a granel. Algunas marcas incluso añaden una bolsa de plástico extra para cada bolsa de té, una práctica completamente dañina para el medio ambiente. Además, ¿sabías que las bolsas de té liberan partículas de plástico en el agua caliente?

Plástico en las bolsitas de té: el té sigue siendo saludable, pero el plástico no
ideas huir costumbre usar y tirar

6. Lleva siempre contigo una bolsa de tela o una botella reutilizable

Es una manera de anticiparse a la compra por impulso. Si además llevas un termo, podrás pedir que te pongan ahí la bebida caliente para llevar. Recuerda pedir siempre sin pajita.

7. Acude a mercados de segunda mano cuando necesites algo

En estos lugares podrás encontrar muchas cosas a las que aún puedes sacarle partido. Utiliza apps como Wallapop o Vinted para comprar o vender lo que ya no necesites y dale una segunda vida. Eso sí, no olvides que en estas aplicaciones sólo se venden prendas y otros utensilios en las condiciones que a te gustaría encontrar. Por ello, todo lo que decidas vender a través de estas plataformas debe estar en buen estado. 

8. Acude a bibliotecas o lugares de intercambio de libros

No es necesario comprar nuevos todos los libros que quieres leer. Hay bibliotecas y mercados de intercambio con propuestas muy interesantes. Otra idea para los lectores empedernidos, está en adquirir un libro electrónico que ahorra la compra de infinitos libros de papel.

9. Cámbiate a la copa menstrual o a las compresas de tela 

Evita utilizar los tampones o compresas desechables que generan miles de residuos al año. 

10. Usa maquinillas de afeitar reutilizables para la higiene personal

Evita las maquinillas desechables que generalmente están fabricadas a partir de plástico. Para el maquillaje, también existen otras alternativas; como utilizar discos desmaquillantes de tela, que se lavan y se vuelven a usar sin que esto suponga la generación de ningún residuo. 

11. Usa siempre pañuelos reutilizables

Evita comprar pañuelos de un solo uso, también conocidos como kleenex. En este sentido, este tipo de pañuelos pueden sustituirse por los pañuelos de tela de toda la vida, que volverán a estar como nuevos con tan sólo su lavado.

12. Si tienes un bebé, usa pañales con partes lavables

A través de este modelo de pañales evitarás una gran parte de los residuos, y no perderás en higiene.

13. Compra grandes cantidades 

Si no te queda otra opción que comprar un producto con envase de un solo uso, elige una botella grande antes que muchas pequeñas. Puedes probarlo con el aceite o el agua, es mejor 1 botella de 5 litros que 5 botellas de 1 litro.

14. Si eres fumador, usa mecheros recargables o el clásico zippo

Además, cuando vayas al estanco compra un envase grande de tabaco antes que muchos pequeños. Y lleva tu propia cajita para los cigarros. 

15. Usa objetos recargables con batería

Si eres de los que usa linternas, radios o cámaras, mejor que compres aquellos dispositivos electrónicos que se carguen mediante corriente eléctrica. Evita los objetos a pilas, o en última instancia, usa pilas recargables.

Recuerda, también existen muchos tipos de aparatos solares que nos ayudan a ahorrar. 

16. Cocina en casa

Evita pedir comida a domicilio o comprar comida ultraprocesada. La mayoría de las veces viene con varias bolsas de plástico o cartón y envases de un solo uso que son fácilmente evitables. Además, a través de esta práctica lograrás hacer que tu dieta sea más saludable

17. Siembra plantas aromáticas

Si eres de los que disfruta de la jardinería puedes sembrar en tu casa algunas hierbas aromáticas como orégano, perejil o tomillo en tu jardín o terraza. Evita comprar botes pequeños de especias que suelen llevar partes de plástico. En estos casos, es preferible que las compres también a granel. 

18. Aprende a preparar jabón artesanal y otros cosméticos naturales 

Hacer jabón casero es la mejor manera que tenemos de reciclar el aceite usado de la cocina. Además, puede ser una afición divertida y evitarás comprar muchos envases y botes al año.

Guía para principiantes: Cómo hacer jabones naturales caseros

19. Anímate a reparar objetos sencillos

La obsolescencia programada es uno de los grandes enemigos del ecologismo. Cuando un objeto se rompe, en muchos casos preferimos comprar uno nuevo antes que tratar de repararlo. Esta práctica es igual de válida para tu ropa; es mejor coser y reparar que tener que comprar de nuevo.

20. Di NO a los regalos promocionales

Sí, has leído bien. Las tiendas acostumbran a regalar cualquier tipo de objetos de promoción como botellas, bolígrafos, bolsas, o incluso gafas de sol. La mayoría de ellos son de plástico que puedes evitar diciendo no amablemente. Un gesto cada vez más frecuente que servirá para poner freno a la cultura de usar y tirar.

¿Qué se recicla y qué no se recicla en el contenedor marrón? Lista completa

Fuentes de energía renovables y no renovables: ejemplos y diferencias