in

¿Qué son los juguetes ecológicos y cómo identificarlos?

Un estudio científico elaborado por investigadores de la Universidad de Plymouth, en el Reino Unido, y publicado en la revista Environmental Pollution, desveló recientemente que los famosos bloques de construcción de los juguetes Lego podían tardar entre 100 y 1300 años en degradarse en el entorno marino. 

Más allá de este hecho aislado, la mayor importancia de noticias de este tipo es que nos ayudan a levantar conciencia sobre la contaminación que generamos a través de ciertas actividades humanas aparentemente inofensivas. 

¿Qué puede tener de malo comprar o regalar un juguete? Pues, en realidad, mucho. Y es que la industria juguetera tradicional emplea el plástico, principalmente el PVC, como uno de sus materiales de fabricación estrella. De esta manera, la fabricación de juguetes convencionales representa una industria especialmente insostenible: contamina los mares, la tierra y la atmósfera generando desechos plásticos y microplásticos muy difíciles de degradar; libera aditivos tóxicos y perjudiciales para la salud, como ftalatos, bisfenol A o formaldehídos; conlleva grandes emisiones de CO2, de otros gases de efecto invernadero y un gran consumo de energía; y sobre todo, representa una actividad especialmente dada al consumismo, generando infinidad de compras y residuos innecesarios. 

Ante esta perspectiva, los juguetes ecológicos ofrecen una alternativa sostenible para garantizar que los más pequeños puedan acceder a juguetes de forma segura. Y así, hoy queremos dedicar unos minutos a descubrir qué son los juguetes ecológicos, cómo podemos identificarlos y en qué debemos fijarnos a la hora de adquirirlos. Un ejercicio de gran importancia desde el punto de vista de la sostenibilidad, ya que promoviendo el uso de juguetes ecológicos no solo estaremos contribuyendo a reducir la contaminación y la generación de residuos no biodegradables, sino que además estaremos inculcando, a través del juego, los valores del ecologismo y de la protección del medio ambiente a las generaciones futuras. 

Por último, conoceremos 10 marcas españolas que fabrican y comercializan juguetes ecológicos, una información que nos será muy útil para seguir siendo sostenibles cuando la Navidad ya asoma a la vuelta de la esquina. 

Qué son los juguetes ecológicos

Los juguetes ecológicos son aquellos juguetes fabricados atendiendo a criterios de sostenibilidad. Una sostenibilidad que debe hacer referencia tanto a los propios procesos de diseño, producción y logística de distribución y venta de los juguetes; como a su ciclo de uso durante su vida útil y a su desecho de manera responsable cuando esta llega a su fin. Así pues, una de las principales características de este tipo de juguetes es que están elaborados con materiales de origen natural. Materiales no contaminantes y biodegradables, que pueden desecharse de forma sencilla sin resultar peligrosos para el medioambiente ni para la salud de las personas y la biodiversidad de los ecosistemas naturales.

¿En qué debemos fijarnos antes de comprar juguetes ecológicos?

A la hora de asegurarnos de que los juguetes que compramos son ecológicos debemos tener en cuenta una serie de claves que nos garantizan su sostenibilidad. A continuación veremos algunas de las más importantes.

Que estén elaborados a partir de materiales ecológicos, biodegradables y sostenibles. Materiales como la madera, el bambú, el corcho, el algodón o el caucho. Este tipo de materiales, cuando son ecológicos y naturales, resultan fácilmente degradables una vez que llegan al medio natural convertidos en residuos. Si los juguetes son de madera, podemos buscar sellos que garanticen su sostenibilidad, como los distintivos FSC o PEFC, que nos indican que esta madera procede de bosques gestionados de forma responsable. De forma análoga, en el caso de los materiales textiles podemos buscar la certificación GOTS (Global Organic Textile Standard) o similares. 

Que incorporen acabados, teñidos y tratamientos naturales libres de aditivos químicos contaminantes: cera de abeja, aceites vegetales, acabados con base al agua, adhesivos no tóxicos, pinturas y tintes vegetales, etc. 

Que los embalajes también sean ecológicos, empleando materiales renovables y reciclables como el papel o el cartón, en lugar del plástico. Además, estos embalajes deberían reducirse al mínimo indispensable para ser realmente sostenibles. 

Que los juguetes no incorporen elementos como pantallas, luces y sonidos. Este tipo de componentes electrónicos necesitan de baterías y pilas para funcionar, elementos de alta toxicidad y difícilmente desechables.

Qué sean juguetes duraderos y de calidad. Perfectos para regalar a otros niños cuando los nuestros crecen o para donar a guarderías y ludotecas. De esta manera se alarga el ciclo de uso de los juguetes y se evitan desechos innecesarios. 

Que se produzcan, distribuyan y vendan de manera sostenible y local, optimizando el uso de la energía, de las materias primas y las operaciones logísticas como el almacenamiento y el transporte. Así, apoyamos a la economía local que representan pequeños fabricantes y artesanos y minimizamos la huella de carbono vinculada a la producción y venta de estos juguetes. 

10 marcas españolas de juguetes ecológicos

1. Lanco

Marca española con sede en Barcelona dedicada a la fabricación de juguetes ecológicos para bebés, elaborados con caucho natural. Libres de aditivos tóxicos y teñidos con colorantes de calidad alimentaria y de base al agua.

2. ChinPum

Empresa española que produce juguetes para bebés, mobiliario y decoración infantil fabricada  en materiales naturales como madera, lana o algodón. Todos sus productos se fabrican en su taller de Madrid. 

3. Wodibow

Es una compañía que ofrece juguetes de calidad que destacan por su diseño innovador y por estar producidos mediante procesos de fabricación respetuosos con el medio ambiente. Como materiales emplean principalmente madera de haya de bosques de gestión sostenible y los acabados son a base de ceras y aceites naturales. Su producción es 100 % libre de plásticos.

4. Artesanía Silvent

Empresa familiar radicada en Caldas de Reis, un pequeño municipio de Pontevedra, en el que  fabrican a mano juguetes de madera. Creados de forma segura y sostenible para durar muchos años. 

5. Cocoletes

Cocoletes es una marca española que produce juguetes ecológicos en madera inspirados en la belleza y la imperfección de la naturaleza. Así, sus diseños se basan en el respeto por la belleza natural de este material y por la búsqueda de la eficiencia en el aprovechamiento de este recurso.

6. Grapat

Es una empresa familiar de Vilamalla, Girona, centrada en la creación de juguetes ecológicos de madera. Inspirados por este material, fabrican piezas que estimulan el juego creativo y el respeto por la naturaleza. Para los acabados emplean tintes no tóxicos con base al agua y los adhesivos son 100 % libres de formaldehídos.

7. Habitar las formas

Constructores gallegos de juguetes artesanos, ecológicos y sostenibles. Sus piezas son producidas en madera y están pensadas para estimular el juego libre. Los diseños de sus juguetes se inspiran en pedagogías como Montessori, Waldorf o Pikler, para promover el aprendizaje mediante el juego.

8. Lulets

Juguetes de cartón de producción sostenible hechos en España. Todos sus juguetes son de materiales totalmente ecológicos y reciclables. Además de juguetes también crean soluciones de mobiliario infantil a base de cartón y complementos decorativos. 

9. Mora

Fábrica de juguetes de madera barcelonesa. Producen juguetes, juegos de mesa, juegos de exterior y piezas de mobiliario hechos para durar. Se trata de una empresa familiar que lleva dedicándose a la producción de juguetes tradicionales desde 1942 y que en los últimos tiempos ha evolucionado hacia la fabricación sostenible de juguetes. 

10. Lalaloom

Marca española de juguetes educativos de diseño de fabricación respetuosa con el medio ambiente. Producen juguetes, juegos, elementos de decoración y mobiliario infantil inspirados en el método Montessori, pensado para estimular el aprendizaje y el desarrollo de los niños.

30 Trucos infalibles para ahorrar energía en casa