in

Limpiar con vinagre en el hogar: 14 usos útiles en la limpieza

La higiene en el hogar es algo que todos tenemos en mente y que resulta fundamental para una vida saludable, no solo por apariencia y estética. Pero, aunque no siempre se tenga en cuenta, hay ocasiones en las que los productos que utilizamos para limpiar nuestra casa no resultan del todo beneficiosos.

Son muchos los compuestos químicos que se introducen en algunos de los productos de limpieza del hogar que resultan perjudiciales para la salud y, a menudo, tenemos a mano otros productos que podemos utilizar para limpiar de un modo más sencillo, saludable y respetuoso con el medio ambiente.

¡Cuidado con los tóxicos de los productos de limpieza!

Uno de los métodos tradicionales de higiene en el hogar que queremos recuperar aquí es el de limpiar con vinagre. Sí, este líquido tan frecuente en todas las cocinas sirve para muchas más cosas que para aliñar ensaladas y otros platos. De hecho, se podría decir que resulta fundamental para conseguir los mejores resultados en algunas superficies y utensilios. ¿Quieres saber cómo puedes utilizar el vinagre para limpiar tu casa? Aquí te lo vamos a explicar.

El vinagre para limpiar espejos y cristales

Los espejos y los cristales de casa son de las cosas que más cuesta limpiar. Y es que cualquier pequeña mancha o huella se nota un montón sobre estas superficies. Mucha gente utiliza productos de limpieza especiales para esto, los cuales son bastante eficaces. Pero lo que no sabe mucha gente es que también se pueden lograr unos resultados estupendos con una mezcla de agua fría y un poco de vinagre. Con esta simple fórmula, se puede conseguir que los espejos y los cristales brillen de un modo especial.

Usa el vinagre para abrillantar multitud de superficies

Los espejos y los cristales no son las únicas superficies a las que puedes sacar el máximo brillo con el vinagre. Por ejemplo, si tienes superficies o utensilios de acero, el vinagre te resultará muy útil para quitar esas manchas tan complicadas que permanecen ahí lavado tras lavado.

Pero no es lo único. Además del acero, puedes sacar brillo a otras superficies como baldosines, azulejos, cerámica o incluso al parquet de madera. Y también te puede servir para limpiar la base de la plancha, que muchas veces también acumula restos indeseados de cal o de otras sustancias.

Limpiar el horno con vinagre

Uno de los objetos que más trabajo cuesta limpiar en casa es el horno. La grasa y los restos pegados en la pared y en la bandeja se suele quedar incrustada y muchas veces se acumula hasta que parece casi imposible de eliminar. No te preocupes, el vinagre también te puede ayudar a limpiar esta suciedad.

Aquí ya te explicamos anteriormente cómo puedes limpiar tu horno con vinagre y bicarbonato, pero también hay otros métodos con los que el vinagre te puede echar una mano contra la suciedad del horno, como poner agua hirviendo con vinagre en el interior del horno caliente, ya que esto ayuda a que la suciedad más resistente se despegue de la superficie interna.

El vinagre para limpiar el baño

El baño es uno de los lugares de la casa que más limpieza necesita y el vinagre, gracias al poder desinfectante que tiene, es bastante útil. Además de utilizarlo mezclado con agua para limpiar las superficies o los suelos del baño, e incluso algunos accesorios que allí utilices, también es genial para eliminar todas esas manchas de cal que tanto se resisten.

Solo tienes que preparar una mezcla de agua fría con vinagre y frotar. Si son objetos como los grifos y tienen mucha cal incrustada, tal vez puedas introducirlos en un recipiente con agua y vinagre durante un par de horas. Si aún así no quedan impolutos, puedes frotar con un cepillo o un estropajo.

También puedes limpiar el lavavajillas con vinagre

El lavavajillas es de esos electrodomésticos a los que no le prestamos demasiada atención hasta que es demasiado tarde. Es decir, como es un aparato que sirve para limpiar, no siempre atendemos a sus propias necesidades, y hay partes en el interior de los lavavajillas que sí necesitan de mayores cuidados y mantenimientos.

La más importante y delicada son los filtros, que muchas veces se atascan y pueden provocar algún disgusto. Para paliarlo, puedes añadir un vaso de vinagre al ciclo de lavado normal de los lavavajillas periódicamente, según el uso que le des a este electrodoméstico, pero una vez al mes puede ser suficiente.

Desatascar el fregadero

¿Cuántas veces hemos visto que nuestro fregadero deja de tragar con soltura y se esfuerza en conseguir que el agua que circula pase tuberías abajo? Eso es porque hay restos de alimentos y grasa que se quedan atascados y que hay que eliminar. Los métodos de introducir objetos pueden ser complicados o incluso peligrosos, pero siempre puedes intentar aliviar estos atascos con bicarbonato, vinagre y agua hirviendo.

Bicarbonato y vinagre, el desatascador casero que todo el mundo debe probar

Echa bicarbonato por el desagüe y luego echa vinagre. La mezcla reaccionará y deberás dejarlo así durante unos minutos para que haga efecto contra esos residuos. Una vez que ya se haya asentado, echa agua muy caliente o hirviendo por el fregadero para que acabe la limpieza.

El vinagre para limpiar otros materiales

Es cierto que los usos más conocidos y frecuentes del vinagre en la limpieza doméstica pasan por los anteriormente mencionados. Pero una de las aplicaciones más provechosas también te puede llevar a limpiar con gran eficacia tejidos como las alfombras.

Estos objetos pueden suponer un cúmulo de suciedad muy grande, por su propia naturaleza y uso, pero también pueden sufrir el ataque de manchas de líquidos o alimentos que se caen encima y que, en muchas ocasiones, son tremendamente difíciles de eliminar. Un poco de vinagre mezclado con agua a partes iguales puede servir para dejar las alfombras como nuevas, incluso si tienen marcas de dobleces.

Otra de las utilidades más increíbles del vinagre es su capacidad para despegar chicles de la ropa. Esto, que sobre todo afecta a los más pequeños, puede resultar todo un incordio si no se cuenta con el método más adecuado. Pero si humedeces esa zona con vinagre se despegará fácilmente. También sirve esto para eliminar los restos de pegamento de las etiquetas, pegatinas, calcomanías, etc. Con un poco de vinagre y frotando ligeramente, podrás terminar con esos incómodos y sucios restos de pegamento.

Limpiar las pantallas con vinagre

Al igual que sucede con los espejos y cristales, las pantallas de LCD que hay en casa, sobre todo las de los ordenadores y los televisores, son muy delicadas y muy proclives a tener manchas y huellas. No se recomienda nunca verter ningún líquido directamente sobre estas superficies, sino hacerlo sobre un paño de microfibra o un paño suave y, con éste, frotar la pantalla.

Si no tienes un líquido para limpiar las pantallas o prefieres no utilizar estos productos, la alternativa del vinagre diluido en agua es muy eficaz y te servirá para dejar tus pantallas muy brillantes.

El vinagre como desinfectante

Muchos de estos usos del vinagre para limpiar en casa se deben a las propiedades desinfectantes de este líquido. Son muchos los estudios que defienden que el vinagre es muy eficaz para acabar con algunas bacterias, como la Shigella sonnei o la tan temida Escherichia coli.

Pero, a la vez que algunos científicos defienden estas propiedades, también hay voces que ponen en duda o limitan la capacidad desinfectante del vinagre. Y es que muchos de los patógenos que se reproducen en determinadas zonas de la casa pueden resultar resistentes al vinagre, por lo que se desaconseja su uso exclusivo.

Las recomendaciones más sensatas y prudentes pasan por aconsejar unas limpiezas muy frecuentes en el caso de que se quiera primar el uso del vinagre por cuestiones ecológicas y de sostenibilidad, pero no restringir completamente el uso de otros productos, como la lejía o el amoniaco, que sí resultan completamente eficaces ante dichos patógenos y, a medio y largo plazo, también van a facilitar un ahorro económico con respecto al vinagre.

Pero cuando queremos hablar de limpiezas de verdad profundas, sobre todo cuando hay espacios y estancias que llevan tiempo sin higienizarse adecuadamente, el vinagre solo debería formar parte de este proceso como complemento o como toque final. Es decir, no se puede dejar en manos del vinagre, o de alguna disolución del mismo en agua o mezclado con sal o bicarbonato, la responsabilidad de una limpieza a fondo. Esto solo conllevará unos resultados más pobres y, en caso de que tengamos dudas sobre la presencia de bacterias o de patógenos peligrosos, un gran riesgo para la salud.


Ahora, ya sabes cómo puedes utilizar el vinagre para tus tareas de limpieza. Hay aplicaciones que, seguramente, no conocías y te pueden resultar muy útiles en el futuro, pero también tienes que tener en cuenta que el vinagre no es tan eficaz como la lejía o el amoniaco para otras tareas y que, además de causarte un mayor esfuerzo, te resultará mucho más caro en lo económico.

¿Qué otros usos del vinagre en la limpieza nos recomiendas o conoces? ¡Esperamos todos tus aportes e ideas en los comentarios!

¿Cómo hacer palomitas de maíz sin microondas?

Las mascarillas desechables generan un nuevo impacto medioambiental