in

8 alternativas para mantener la casa fresca en verano sin usar aire acondicionado

En otro artículo de este mismo portal ya te adelantábamos cómo el uso del aire acondicionado en nuestros hogares acaba influyendo en el incremento de la temperatura del planeta y en los niveles de emisión de gases de efecto invernadero. Pero, la llegada del verano trae consigo el incremento de las temperaturas en nuestra vivienda, lo que hace inevitable que necesitemos mantenerla fresca para sobrellevar mejor los días más calurosos del año. Y es que, de junio a septiembre, el calor también se instala en nuestros hogares convirtiéndose en un acompañante bastante molesto. 

Si necesitas enfriar tu hogar y no quieres que esta acción suponga un daño para el medio ambiente, a continuación te proponemos algunas sencillas alternativas que puedes poner en práctica si quieres saber cómo puedes mantener la casa fresca sin necesidad de utilizar el aire acondicionado. 

Cómo mantener la casa fresca

Por si no lo sabías, existen multitud de alternativas verdes que nos permiten bajar la temperatura de nuestro hogar sin necesidad de recurrir al uso del aire acondicionado. Este aparato, además de producir un elevado consumo energético que se ve reflejado en tu factura de la luz, también puede causar algunos trastornos para tu salud como migrañas o dolores de cabeza, fatigas, sequedad en los ojos… 

Para contribuir al cuidado del planeta a la vez que ahorras en tu factura eléctrica, te presentamos algunos efectivos trucos que te permitirán tener tu casa más fresca sin utilizar el aire acondicionado:

1. Mantén las persianas bajadas y cierra las ventanas

La mayor parte del calor de nuestro hogar entra a través de las ventanas. En este sentido, para evitar que tu casa se caliente en exceso durante el día, es fundamental tener las ventanas cerradas y bajar las persianas en las horas en las que tu casa recibe más luz. Sí, sí, has oído bien: también debes mantener las ventanas cerradas para que el aire caliente no penetre en tu vivienda. Eso sí, podrás subir las persianas y abrir las ventanas durante la noche para ventilar el ambiente. 

2. Limita el uso de electrodomésticos durante el día

El funcionamiento de electrodomésticos como la lavadora, el lavavajillas, la plancha, el horno… suponen una fuente de calor que acaba provocando un aumento de las temperaturas en el interior de nuestra casa. Aunque muchos de estos aparatos eléctricos son necesarios para poder realizar nuestras actividades cotidianas, si quieres que tu vivienda esté más fresca durante el día procura utilizarlos durante la noche. 

3. Utiliza láminas de protección solar en las ventanas

Las láminas de protección solar son una especie de films autoadhesivos que se colocan en el interior de las ventanas para evitar que la vivienda absorba la energía infrarroja y acabe aumentando la temperatura del interior del hogar. 

Además, estas láminas también son muy efectivas frente a los incómodos brillos y reflejos en las pantallas y ayudan a aumentar la privacidad de lo que ocurre en el interior de la casa durante el día. Puedes encontrarlas en tiendas especializadas de bricolaje o ferreterías. 

4. Presta atención a los tejidos

Aprovecha el verano para cambiar la decoración de tu casa utilizando tejidos y materiales en cortinas, fundas de sillón, sábanas, etc. que tienden a retener menos calor. Retira las alfombras y los cojines de tejidos gruesos de invierno como la lana o las fibras sintéticas y apuesta por incluir en tu hogar materiales como el lino, el algodón o la seda que son bastante ligeros y ayudan a regular las temperaturas gracias a su buena transpiración. 

5. Apuesta por los colores claros

En relación con el apartado anterior, además de utilizar tejidos de materiales finos para vestir el mobiliario de tu hogar, el color de los mismos también es importante. Esto es debido a que los colores claros (como el blanco, el gris claro o el beige) no absorben ni luz ni calor. En cambio, los colores oscuros sí lo hacen. 

6. Utiliza la campana extractora

Cuando cocines procura hacerlo con la campana extractora encendida. Este utensilio te ayudará a ventilar tu cocina, pues la campana absorbe los gases, olores y humos que se desprenden del cocinado y hará que el ambiente de tu hogar esté más limpio. 

7. Coloca en la terraza plantas que generen sombra

Situar plantas grandes y de largas hojas verdes en la terraza ayudará a generar una agradable sombra en el interior de tus estancias y favorecerá a que se mantengan más frescas. 

Por otro lado, siempre que las características de tu vivienda te lo permitan, podrás colocar hiedras, enredaderas u otro tipo de plantas trepadoras en tu fachada. Estas plantas, además de purificar el aire contribuyen a reducir la temperatura de las paredes.

Las plantas más resistentes al frío y calor para el exterior

8. ¿Aún no tienes bombillas LED?

Si todavía tienes en tu vivienda estancias cuya iluminación se produzca a partir de bombillas incandescentes o tradicionales, ahora es el momento perfecto para cambiarlas. Y es que este tipo de bombillas emiten mucho más calor y consumen más energía que las bombillas tipo LED o de bajo consumo. Por tanto, aplicando este sencillo cambio en tu hogar además de reducir el calor de tu vivienda conseguirás ahorrar en tu factura de la luz. 

Bombillas led o bajo consumo. ¿Cuáles son más eficientes energéticamente?

¿Te han servido de utilidad estas técnicas sobre cómo mantener la casa fresca? Ya verás que implementando estas 8 sencillas medidas en tu hogar conseguirás combatir fácilmente el intenso calor del verano, sin verte obligado a encender o instalar el aparato de aire acondicionado de tu casa.

15 verduras y frutas que puedes plantar en casa fácilmente

¿Dónde tirar los medicamentos caducados y los envases como blísteres?