in

Los mejores alimentos para tener una piel radiante

La piel es el órgano más amplio que tenemos en nuestro cuerpo, por eso, es conveniente cuidarla y protegerla. Normalmente, nos encontramos con personas que no se preocupan por el cuidado de su piel o se compran millones de cremas para reparar manchas y arrugas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que necesitamos llevar una alimentación sana, ya que todo lo que comemos se refleja directamente en la piel. Una dieta diaria balanceada ayuda a que nuestra piel se mantenga radiante gracias a los diferentes nutrientes que contienen los alimentos.

Los puntos clave para el cuidado de la piel son estar bien hidratados, dormir el número de horas recomendados (8-9 horas), realizar ejercicio de forma regular y llevar una dieta equilibrada. Para conseguir el último punto te vamos a explicar cuáles son los alimentos más beneficiosos para tu piel y dónde puedes encontrarlos. Un déficit de algunos nutrientes puede tener efectos negativos en nuestro organismo, incluida la piel. Además, esto en algunas ocasiones desencadena que se desarrollen enfermedades que afectan directamente a este órgano.

¿Qué necesita nuestra piel para estar sana?

La piel necesita una serie de vitaminas y nutrientes para poder mantenerse sana y joven. Hay pieles que se ven radiantes y luminosas de forma natural, sin tener que  aplicar ningún tipo de cosmética para dar esa sensación, esto ocurre en muchas ocasiones por la alimentación que llevan estas personas.

Las proteínas en general ayudan a formar estructuras corporales, y en el caso de la piel generan el colágeno y la elastina (responsable de la elasticidad de la piel). Por el contrario, están los azúcares que generan efectos negativos por su alta carga glucémica que desencadena según los estudios brotes de acné, por tanto, es preferible evitarlos.

Vitamina C

Este es uno de los componentes más importantes de nuestra piel, porque es un potente antioxidante y previene el fotoenvejecimiento. Esta vitamina participa en la creación de colágeno y proteínas necesarias para la firmeza y elasticidad de nuestra piel.

Alimentos que la contienen: guayaba, grosella negra, pimiento rojo, chile, perejil, pomelo, limón, naranja, remolacha, lima, pimientos, col y kiwis.

Vitamina A

Es una de las vitaminas que más beneficios tiene para la piel, y las hay de diferentes tipos. La vitamina A cuando es del tipo retinol sobre todo afecta a la regeneración de la capa córnea de la piel y se encuentra en productos de origen animal. En el caso de los carotenos se encuentran más en vegetales de hoja verde u hortalizas como la calabaza o la zanahoria.

Alimentos que la contienen: zanahoria, lechuga, batata, bacalao, pimiento rojo, pimentón o mango.

Licopeno

Su principal función es prevenir los efectos que causan los radicales libres; estos generan la oxidación de las células de nuestro cuerpo. Además, se han realizado estudios que están intentando demostrar que el consumo de licopeno puede evitar patologías como el cáncer de próstata y las enfermedades cardiovasculares.

Alimentos que la contienen: Tomate (es el que más licopeno tiene), sandía, guayaba rosa o papaya.

Flavonoides

A estos también se les conoce como polifenoles y son, como la mayoría de las vitaminas beneficiosas para la piel, un tipo de antioxidante. Las dos funciones por las que se conoce a los flavonoides es por sus efectos antiedad y por ayudar a reparar los daños provocados por las radiaciones solares. Además, se les atribuye la capacidad de proteger la piel ante los efectos de los radicales libres externos. Algunos polifenoles como el té son buenos para eliminar manchas en la piel, toxinas y ayudan a mantener la piel flexible.

Alimentos que la contienen: pera, cebolla, espárrago, manzana, uvas rojas, comino, cúrcuma, cereza o té verde.  

Vitamina E

Esta vitamina se centra en la protección de las células frente al estrés oxidativo. Es un componente que ayuda a mejorar el sistema inmunológico del cuerpo, algo que repercute en la piel.   

Alimentos que la contienen: aceites vegetales, maíz, avena, guisante, zanahoria, aguacate, huevo o bistec de ternera.

Cobre

Sí, aunque parece una locura es recomendable tomar una ingesta de 1 miligramo de cobre al día. Los beneficios que tiene para la piel son muy diversos, entre ellos encontramos la formación de melanina para proteger la piel ante las exposiciones solares y la ayuda que el cobre proporciona para la producción de colágeno y elastina (ayudan a tener una piel tersa y saludable).

Alimentos que lo contienen: sésamo, ostras, semillas de girasol, avellana, sojas, carnes, huevos, mostaza, clavo, champiñones o limón.

Selenio

Este elemento es un buen antioxidante que ayuda a prevenir enfermedades como el cáncer de piel y problemas relacionadas con el daño celular. El selenio ayuda a prevenir el envejecimiento de los radicales libres, tanto internos como externos. Se cree que la falta de selenio puede provocar un envejecimiento prematuro.

Alimentos que lo contienen: nueces de brasil, atún, germen de trigo, ostras, caviar o ajo.

Ácidos grasos

Nuestro cuerpo no tiene la capacidad de conformar ácidos grasos, por lo que necesita obtenerlo de los alimentos. Este nutriente nos ayuda a mantener la humedad y reforzar la barrera de la piel. Otras de las funciones es actuar como antioxidante, cardioprotector y antiinflamatorio.   

Alimentos que los contienen: salmón, semillas de linaza o de chía, aceite de linaza, aceite de soja, aceite de oliva, huevos, yogur y leche.   

Zinc

Este mineral afecta directamente a las glándulas sebáceas de la piel disminuyendo la producción de sebo. Además, ayuda a reparar el daño de la piel y mantenerla flexible y suave.

Alimentos que lo contienen: pescado, carnes rojas magras, cereales integrales, aves, nueces o azukis.


Cuando hemos adquirido una alimentación saludable que beneficia a nuestra piel, podemos aplicar las cremas para ayudar a mejorar los efectos. Llevar una dieta que incluya estas vitaminas y minerales no tendrá un resultado milagroso, pero sí ayudará en gran medida a mejorar las células y el sistema antioxidante que ayuda a evitar el envejecimiento de la piel. Asimismo, es necesario tener en cuenta la existencia de “antinutrientes” que son alimentos que impiden la correcta absorción de los nutrientes y son por ejemplo el avidina (se encuentra en el huevo) o el oxalato (está presente en los vegetales de hoja verde); la mejor forma de luchar contra ellos es mantener una alimentación variada y equilibrada.

¿Te has preguntado alguna vez qué pasaría si desaparecieran las abejas?

Kit de comida o recetas a domicilio, pueden ser más ecológicos que comprar comida en una tienda