in

8 plantas pequeñas de interior ideales para espacios reducidos

Numerosos estudios llevados a cabo en los últimos años han demostrado de forma científica algo que muchos ya sospechábamos: convivir con plantas puede contribuir a mejorar nuestro estado de ánimo y bienestar, a rebajar nuestros niveles de estrés y, en definitiva, a hacernos un poquito más felices. Además, la presencia de plantas en el interior del hogar nos ayuda a purificar el aire de la casa, capturando diversos agentes patógenos, contaminantes y partículas en suspensión que solemos respirar habitualmente en nuestro día a día.  

Y tampoco podemos olvidarnos del beneficio más obvio de llenar nuestra casa de plantas. Y es que esto maravillosos seres nos ayudan a transformar nuestra vivienda en todo un hogar, llenando las estancias de color, aroma y vitalidad, y ayudándonos a decorar cada rincón con un trocito de naturaleza viva. 

Si nuestra casa no es la más espaciosa del mundo, pero aún así queremos beneficiarnos de las muchas ventajas que nos ofrece el compartir nuestra vida con plantas, el artículo de hoy puede resultarnos especialmente interesante. Y es que hoy vamos a conocer 8 plantas pequeñas de interior ideales para decorar pequeños espacios. Plantas de fácil cuidado y adaptadas a las condiciones ambientales de los espacios cerrados que llenarán de vida los pequeños rincones de nuestra casa; nos ayudarán a vestir ciertas piezas de mobiliario, como escritorios, cómodas o estanterías; o, por qué no, nos permitirán hacer más agradable de nuestro lugar de trabajo.

8 plantas pequeñas de interior para decorar tu hogar

Peperomia o planta de jade 

Peperomia obtusifolia

El término Peperomia agrupa a todo un género de plantas compuesto por más de 1200 especies diferentes, de apariencia muy variada entre ellas, y muchas de las cuales son de pequeño tamaño y crecen bien en lugares interiores. Por quedarnos con una de ellas como representante, hoy elegimos a la planta de jade o conga, de nombre científico Peperomia obtusifolia.

Guia Sostenibilidad

Se trata de una planta que no suele sobrepasar los 25 centímetros de altura y que es originaria de México, Florida y de algunas partes del Caribe. 

Es una planta dura que no requiere de cuidados especiales para adaptarse al hogar. Le basta con una buena dosis diaria de luz y un riego moderado para mantenerse sana y lustrosa. 

Oreja de elefante mini 

Alocasia “Polly”

La oreja de elefante mini o planta de máscara africana es otra de las mejores candidatas para incorporar a nuestro pequeño santuario verde interior. 

Se trata de una especie de planta de colores muy llamativos creada de manera artificial a partir de especies tropicales procedentes del continente asiático. Por este motivo, para desarrollarse bien, la oreja de elefante mini va a necesitar un entorno donde no le falten ni la humedad ni una temperatura relativamente alta. También es importante que la luz le llegue de manera indirecta e incluso filtrada, para recrear las condiciones que una planta de este pequeño tamaño podría tener en la selva, al amparo y a la sombra de las plantas y árboles más grandes. 

Aloe Vera

Aloe vera

Esta archiconocida planta suculenta es también una muy buena opción que podemos cultivar en casa para dar algo de vida a nuestros espacios interiores.

Además de ser una planta muy decorativa, se trata también de una especie muy fácil de cuidar. Tolera bastante bien la luz directa y no es necesario regarla con frecuencia, por lo que es una planta ideal para los que pasan alguna que otra temporada fuera de casa. 

Además, su savia tiene un montón de aplicaciones en tratamientos de belleza y salud: para hacer mascarillas para la piel, para tratar quemaduras, como hidratante, para hacer tónicos fortalecedores del cabello, etc. 

Cupido

Oxalis triangularis

La Oxalis triangularis, conocida comunmente como planta del amor, trébol púrpura o cupido, es otra llamativa planta que podemos incluir en nuestro hogar para dar un toque de color a cada rincón de la casa.

Originaria de América del Sur, esta planta se adapta perfectamente a las condiciones ambientales en el interior de los hogares. De llamativas hojas moradas y pequeñas flores de color lila, el cupido prefiere las temperaturas más bien templadas, no es necesario regarla durante el invierno y tolera bien la exposición directa a la luz solar. 

Clavel de aire

Tillandsia aeranthos

Esta peculiar planta aérea es una de las especies de plantas de pequeño tamaño más originales con la que podemos decorar el interior de nuestra casa. Su principal característica es que, al ser una planta aérea, no necesita de tierra para crecer. Sus raíces quedan expuestas y puede absorber los nutrientes que necesita para desarrollarse a partir de las partículas en suspensión que encuentra en el aire. 

El clavel de aire resulta muy llamativo, con flores de colores intensos y hojas que adoptan formas caprichosas. Resulta ideal para usarla como elemento ornamental, por ejemplo, en macetas y tiestos colgantes. 

Sansevieria

Sansevieria trifasciata

La Sansevieria trifasciata, más conocida por el nombre genérico de sansevieria, es una planta originaria de África que presenta también un tamaño relativamente pequeño y que resulta fácil de cuidar y de mantener en el interior del hogar. 

Los ejemplares más pequeños pueden quedarse en menos de unos 40 centímetros de alto y los colores vivos de sus hojas, verdes y amarillentas, son capaces de vestir cualquier estancia.

La sansevieria es bastante resistente y no necesita de cuidados demasiado especiales para sobrevivir en el interior del hogar. Bastará con que no esté demasiado expuesta al frío y con que no la reguemos en exceso para que nuestra planta se muestre sana y llena de vida.   

Calatea

Calathea ornata

La calatea, en este caso, la especie concreta de la Calathea ornata, es una planta de interior muy valorada por sus cualidades ornamentales, como ya nos sugiere su propio nombre científico. 

Destaca por sus hojas de gran tamaño y por su peculiar coloración, ya que presentan unos patrones rayados en color blanco, sobre el verde intenso del resto del haz de las mismas, que parecieran pintados con un pincel. Mientras que el envés de las hojas se muestra en tonalidades moradas y púrpuras. 

Una planta que podemos usar para decorar nuestra casa y que solo necesitará a cambio unas buenas condiciones de humedad, un poco de abono y que la protejamos de la luz directa del sol.

Lavanda

Lavandula 

Si creemos que la lavanda solo crece en el campo estamos muy equivocados. También podemos aprovechar la capacidad ornamental de sus coloridas flores violetas para dar un toque de alegría a los pequeños rincones de nuestro hogar. Y además, de con su color, llenar nuestra casa con su elegante fragancia natural. 

Una pequeña planta que podemos mantener perfectamente en interior, en pequeñas macetas, siempre que le permitamos recibir unos generosos baños de luz solar y que la reguemos bien cada dos días. 

Con la lavanda cerramos nuestra pequeña lista de sugerencias para llevar la naturaleza a cada uno de los rincones de nuestro hogar. 

¿Cómo quitar el moho de las paredes de forma natural?