in

15 plantas trepadoras y enredaderas bonitas para decorar el exterior de tu casa

Las plantas trepadoras y las enredaderas son especialmente apreciadas como plantas ornamentales para su uso exterior. Este tipo de plantas se caracterizan por su rápido crecimiento y, en general, su cultivo no requiere de grandes cuidados. Al ofrecer la posibilidad de cubrir elementos arquitectónicos exteriores como fachadas, muros, cercados, vallas, barandillas y pérgolas, suponen una opción ideal para añadir un toque de vida a nuestras casas y jardines. 

Si quieres incluir algunas plantas trepadoras o enredaderas a tu jardín, no te pierdas este artículo en el que veremos 15 de las plantas trepadoras más populares para llenar los espacios exteriores de tu hogar con flores, colores y aromas naturales. 

15 plantas trepadoras y plantas enredaderas de exterior para tu casa

1. Glicinia (Wisteria sinensis)

Esta planta trepadora se caracteriza por su exuberante y generosa floración. De colores azules, blancos o violáceos, estas flores muestran todo su esplendor llegada la primavera. El cultivo y cuidado de la glicinia es muy sencillo: se adapta perfectamente al exceso de sol y puede crecer prácticamente en cualquier tipo de sustrato con cierto nivel de humedad. De crecimiento vigoroso, lo único que deberemos tener en cuenta si nos decantamos por incluir esta planta en nuestro jardín será la necesidad de realizar una poda, al menor anual, para controlar su expansión descontrolada.

2. Flor de trompeta (Bignonia radicans)

Esta planta trepadora autóctona de Estados Unidos se caracteriza por su fácil y rápido crecimiento, por su gran adaptabilidad y, sobre todo, por sus magníficas flores de forma tubular que inspiran su nombre. Estas aparecen en abundancia formando ramilletes y son grandes y de tonalidades amarillentas y anaranjadas. Pueden crecer a pleno sol o en sombras parciales, siempre que tengan un suelo rico en nutrientes y un drenaje adecuado. Una buena poda justo a finales del invierno nos asegurará la correcta regeneración de sus brotes y será garantía de una abundante floración durante el año venidero.  

3. Clemátide (Clematis spp)

Bajo el nombre genérico de Clematis se reúnen más de 600 especies distintas de plantas, de las que 400 de ellas son cultivables. Muchas de estas variedades son perfectas para plantar en el exterior de nuestra casa o para cubrir ciertos elementos arquitectónicos, como muros, pérgolas o barandillas. En función de la variedad, sus flores, siempre abundantes, pueden ser rojas, moradas, azules o blancas. En cuanto a sus cuidados, las clemátides prefieren los suelos de componente ácido, sustratos ricos en nutrientes y no toleran bien las altas temperaturas, por lo que no son recomendables para lugares extremadamente cálidos y necesitan riego adicional durante los meses más calurosos del verano.

4. Madreselva (Lonicera japonica)

Si necesitas una planta enredadera de rápido crecimiento, la madreselva puede ser la opción perfecta para ti. Esta planta se caracteriza por su vigorosidad y su extraordinaria expansión. Sus flores son delicadas y elegantes, generalmente de color blancas y amarillas, y muy aromáticas. Estas plantas no requieren de grandes cuidados para crecer sanas, pudiendo hacerlo a pleno sol o en lugares de sombra parcial. Bastará con un suelo fértil y con buen drenaje. Lo que sí habrá que controlar es su crecimiento excesivo a través de podas periódicas. 

5. Galán de noche (Cestrum nocturnum)

El galán de noche o dama de noche es una enredadera muy decorativa originaria de Asia. Puede alcanzar los 5 metros de altura y es muy valorada como planta ornamental debido a su agradable fragancia. Se trata además de una planta enredadera de hoja perenne, por lo que podremos disfrutar del colorido verdor de sus hojas en cualquier época del año. Para su correcto cuidado, solo deberemos garantizar una abundante exposición al sol, protección frente a las heladas y un cierto nivel de humedad constante en el suelo.

6. Hiedra común (Hedera helix)

Si lo que buscamos es una planta trepadora o una enredadera para cubrir grandes superficies de muros y fachadas de nuestra casa, la hiedra común es una de nuestras mejores opciones. Esta planta típica de los bosques de Europa, Asia y ciertas partes de África se caracteriza por tener un crecimiento especialmente rápido y puede llegar a alcanzar fácilmente alturas de varias decenas de metros. La hiedra común es una planta especialmente resistente y no necesitará de cuidados especiales, más allá de una buena cantidad de luz solar y algo de agua.

7. Enamorada del muro (Ficus pumila)

La enamorada del muro (Ficus pumila), como su propio nombre nos sugiere, es otra especie de planta enredadera ideal para cubrir las fachadas de nuestra casa. Se trata de una trepadora de rápido crecimiento y muy bajo nivel de mantenimiento. La Enamorada del muro carece de flores, sin embargo esto no significa que nos sea una planta colorida y muy decorativa: sus hojas cambian de color con el paso de las estaciones, lo que la convierten en una elegante opción para vestir nuestros muros.

8. Uña de gato (Uncaria tomentosa)

Esta planta suculenta trepadora procede originariamente de las selvas tropicales de América del Sur. Puede alcanzar los 20 metros de altura y se caracteriza por sus pequeñas y bellas flores amarillas agrupadas en racimos. Es una planta que requiere de un riego moderado, tolerando bastante bien las épocas de sequía. El único cuidado especial que requerirá por nuestra parte será la de que la cultivemos en zonas no demasiado expuestas al frío. 

9. Buganvilla (Bougainvillea spp)

Las Buganvillas son un grupo de especies de plantas trepadoras muy elegantes y de floración muy abundante. Están perfectamente adaptadas al clima mediterráneo, por lo que son ideales para cultivar en la  mayor parte de España. Para crecer sanas y bellas solo necesitan mucha luz y un riego mínimo durante las épocas del año de más calor. Sus flores muestran coloraciones de lo más variopintas y siempre intensas: rojo, naranja, violeta, fucsia, amarillo, rosa…

10. Jazmín común (Jasminum officinale)

Si tienes debilidad por el delicado aroma a jazmín, esta es la planta enredadera que debes incluir en los exteriores de tu casa. Además es una planta bastante dura que no requiere de cuidados especiales para crecer de forma saludable. Resiste bien tanto el calor como el frío extremos y puede permanecer perfectamente a pleno sol. Algo que agradecerá mostrándonos su abundante floración. Una poda al año será todo lo que requerirá esta planta trepadora de nuestra parte. 

11. Costilla de Adán (Monstera deliciosa)

Esta planta tan de moda en decoración interior es también una planta trepadora o enredadera de hoja perenne muy adecuada para su uso en exteriores. Destaca por el gran tamaño de sus hojas, que pueden llegar a alcanzar el metro de longitud. Sus flores son también grandes, elegantes y muy llamativas. Al tratarse de una planta originaria de las selvas tropicales latinoamericanas, requiere de climas húmedos, sombra y temperaturas relativamente altas. 

12. Flor de la pasión (Passiflora caerulea)

También conocida por el nombre de pasionaria o pasionaria azul, esta especie trepadora es originaria de ciertas regiones de Sudamérica. El nombre hace referencia a sus bellas y exóticas flores. De crecimiento rápido, cuando cuenta con elementos de soporte puede llegar a alcanzar los 20 metros de altura. Esta planta llenará de color y aroma tu jardín y, además, ofrece frutos comestibles ideales para preparar infusiones y postres. En cuanto a los cuidados, resiste mejor el calor que el frío, aunque cierto nivel de riego suele ser adecuado durante las estaciones de más calor. 

13. Ipomea (Ipomoea)

Este género de la familia de las convolvuláceas reúne a cerca de 600 especies de plantas oriundas de diferentes regiones tropicales a lo largo del planeta. De hoja perenne, son una planta ideal para cubrir cercados o vallas alrededor de nuestra casa. Su crecimiento es rápido y se beneficia de una buena insolación y de un riego abundante durante la época de crecimiento. La Ipomea destaca por sus bellas flores en forma de campanilla, que en variedades como la común Don Diego de día (Ipomea purpurea) adquieren una intensa coloración morada.

14. Rosales trepadores (Rosa spp)

Si te gustan las rosas, también puedes disfrutar de ellas en tu jardín en forma de enredadera, cultivando variedades de rosales trepadores. Poco hay que decir de la majestuosidad de las flores de los rosales, tanto por sus aromas como por la variedad y belleza de sus colores: rojos, blancos, rosas, amarillos… Una opción de trepadora perfecta para dejarla crecer alrededor de pérgolas, columnas y otro tipo de estructuras exteriores. Al igual que la mayoría de los rosales, estas versiones trepadoras son sensibles a las plagas, por lo que es importante tener esto en cuenta a la hora de protegerlos de posibles ataques y enfermedades. 

15. Ojo de Poeta (Thunbergia alata)

Y cerramos este repaso por algunas de las plantas trepadoras y enredaderas más populares para decorar el exterior de nuestra casa con el Ojo de Poeta (Thunbergia alata). Esta planta se caracteriza por la delicada belleza de sus flores, que suelen mostrarse en tonalidades azules claras, violetas suaves o blancas. Florecen durante todo el año en zonas templadas donde no haya exposición a heladas. De crecimiento rápido y sencillo, se considera una planta trepadora de bajo mantenimiento. Tan solo necesita luz y un sustrato moderadamente húmedo.

Tipos de tomates más consumidos en nuestras mesas. ¿Sabes identificarlos?

30 frases sobre la importancia de reciclar para concienciarte