in

¿Cuáles son los principales problemas medioambientales?

En En Estado Crudo a menudo tratamos de abordar ciertos problemas medioambientales de manera concreta, de cara a poder hacer un análisis un poco más detallado de cada uno de los retos medioambientales a los que debemos hacer frente en este siglo XXI. Así, intentamos visibilizar cada uno de estos problemas que amenazan a la naturaleza y al planeta en general; y tratamos de concienciar sobre la necesidad de buscar soluciones que nos ayuden a cambiar nuestros hábitos de vida y consumo hacia un modelo mucho más sostenible. 

Sin embargo, estos problemas medioambientales, aunque variados, no son independientes unos de otros. En mayor medida, todos ellos están interrelacionados entre sí y tienen su origen o —en el mejor de los casos— grandes agravantes en las actividades humanas. 

Por ello, para tener una visión global de conjunto que nos ayude a dimensionar de manera precisa la gravedad de la situación medioambiental del planeta, hoy queremos recordar los 8 problemas medioambientales principales a los que debemos enfrentarnos, hoy por hoy, para poder disfrutar de un mundo más sostenible. 

Estos son los 8 principales problemas medioambientales del mundo actual

1. La deforestación de los bosques y las grandes masas verdes

El origen y causa principal de la deforestación tiene lugar cuando el ser humano destruye los recursos forestales de un determinado lugar para emplearlos en otras actividades. Y también para dedicar el terreno en el que se asientan los bosques, las selvas y otras grandes masas verdes a estas otras actividades. El problema de la deforestación se viene incrementando de manera desmedida desde la Revolución Industrial.

En la actualidad, las principales causas de la deforestación son la tala indiscriminada de árboles para destinarlos a la industria maderera y papelera; la pérdida de terreno forestal en favor de actividades como la ganadería intensiva y las grandes extensiones de monocultivos; el crecimiento urbano; el cambio climático y sus múltiples efectos en forma de catástrofes naturales (erosión del suelo, lluvias torrenciales, etc.); los incendios forestales; o las plagas y enfermedades que afectan a plantas y árboles. 

Un problema medioambiental de primera magnitud que no solo afecta a las grandes masas de bosques, sino también a todos seres vivos que los componen y habitan, y que representaría hasta al 70 % de todas las especies de la biodiversidad. Y por si esto fuera poco, la pérdida de plantas y árboles contribuye también a aumentar la concentración de CO2 en el planeta y el efecto invernadero.

2. La escasez de agua y la desertificación

La erosión del suelo, la contaminación de los acuíferos naturales de agua dulce, los cambios en las dinámicas del ciclo del agua introducidos por el calentamiento global y el mal uso del agua dulce destinada a la industria, la agricultura y la ganadería no sostenibles, hacen que la demanda de agua dulce sea cada vez más elevada. 

Una escasez de agua que podría afectar directamente a cerca de 5000 millones de personas en el año 2050, según previsiones de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

3. La generación descontrolada de residuos y su mala gestión

La generación desmedida de residuos, su mala gestión y su falta de reciclaje hacen de este problema uno de los más urgentes que habríamos de atajar en el siglo XXI. Un problema derivado directamente de un estilo de vida y un modelo económico basado en el crecimiento ilimitado y en un consumismo exacerbado. 

Nuestra basura está colonizando tierra, mares y hasta el espacio exterior. Un problema de primer orden que deriva en la degradación y contaminación del suelo, el agua y el aire, y que se ve directamente agravado por otros problemas medioambientales como el uso de plásticos de un solo uso o la obsolescencia programada.

4. La contaminación atmosférica

La contaminación del aire que respiramos es otro de los problemas medioambientales que más nos preocupan en la actualidad. Sobre todo por la cantidad de repercusiones médicas que esta contaminación puede ocasionar en las personas. 

El origen de este problema, además de a la contaminación por residuos que mencionamos más arriba, se debe principalmente a las emisiones de CO2 y de otros gases contaminantes y gases de efecto invernadero a la atmósfera. Unas emisiones que provienen de actividades humanas como el transporte en vehículos de motor de combustión, la quema de combustibles fósiles para su uso en la industria, las emisiones derivadas de la agricultura y la ganadería no sostenibles, etc. 

Uno de los mayores problemas medioambientales a los que nos podemos enfrentar, que venimos arrastrando desde el inicio mismo de la Revolución Industrial, y que podría ser la causa de cerca de 7 millones de muertes cada año en todo el mundo, según datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

5. El calentamiento global y el cambio climático

A estas alturas de la película, nadie puede sorprenderse si decimos que el calentamiento global y el cambio climático son los mayores problemas medioambientales a los que nos enfrentamos en la actualidad. Problemas de tal gravedad que, de no ser abordados con seriedad y a nivel global en el futuro cercano, podrían amenazar incluso la propia viabilidad del ser humano como especie. 

Y el gran problema de estos problemas medioambientales es que, en cierta medida, tanto el calentamiento global como el cambio climático se deben al efecto conjunto de las otras problemáticas medioambientales que citamos en este artículo: la deforestación, la contaminación del aire, la generación imparable de residuos, la contaminación por plásticos, la acidificación de los océanos, etc. 

Para saber más sobre el problema medioambiental del mundo actual, no dejes de leer este artículo.

6. La contaminación por plásticos y microplásticos

Dentro de la contaminación que provocamos por la generación desmedida de residuos, los problemas de la contaminación por plásticos y microplásticos merecen dos capítulos aparte para ellos solos. Incluidos aquí también las grandes catástrofes medioambientales que siguen a los numerosos accidentes de la industria petrolera. 

Si tenemos en cuenta que cada año terminan en el mar unos 8 millones de toneladas de plásticos, será fácil que nos imaginemos la dimensión ecológica del problema de la contaminación por plásticos. Más aún si pensamos en la propia naturaleza contaminante de los materiales plásticos; en sus largos tiempos de degradación en la naturaleza, a veces de varios siglos; o en el hecho que se descompongan a microplásticos que acaban llegando a cualquier sitio: tierra, mar, aire, e incluso a nuestro propio organismo. 

7. La acidificación de los océanos

Las emisiones de CO2 a la atmósfera y el calentamiento global están también detrás de otro de los grandes problemas medioambientales del siglo XXI y, seguramente, también de los venideros. Una acidificación de las aguas marinas que habría aumentado un 30 % desde el año 1800 y que amenaza directamente a la biodiversidad de los animales y plantas marinas y de sus ecosistemas. Algunos de ellos tan delicados como los arrecifes de coral

8. La pérdida de la biodiversidad

Para terminar este repaso, diremos que todos los problemas medioambientales anteriores afectan y amenazan, directa o indirectamente, a la supervivencia de las especies de animales, de plantas y del resto de seres vivos que forman el conjunto de la biodiversidad del planeta. Y a todos estos problemas se suman además otras amenazas específicas derivadas de ciertas actividades humanas no respetuosas con el medio natural, como son la sobrepesca, la caza furtiva, el tráfico ilegal de especies animales y vegetales, la introducción de especies invasoras en los ecosistemas y otras tantas. 

Cómo conservar las fresas frescas durante más tiempo sin que se estropeen