in

Remolacha: propiedades y beneficios de un alimento imprescindible

Una de las mejores formas de cuidar nuestra salud es llevando un estilo de vida sano y una alimentación saludable. Algunos alimentos naturales reúnen tantas propiedades y nutrientes saludables que su adición a nuestra dieta de forma regular puede ayudarnos a prevenir diferentes enfermedades y males. Este es el caso de la remolacha, una hortaliza tan rica en minerales, vitaminas y todo tipo de nutrientes, que resulta complicado encontrar una buena razón para no consumirla con cierta frecuencia. En este artículo intentaremos acercarnos a la remolacha para conocer sus principales propiedades y todos los beneficios que puede aportar a nuestro organismo.

La remolacha

La remolacha, de nombre científico Beta vulgaris, es una hortaliza perteneciente a la subfamilia de las Chenopodioideae, dentro de la familia vegetal de las Amaranthaceae. Se trata de una planta que está estrechamente emparentada con otros alimentos de origen vegetal muy conocidos por sus beneficios para la salud. Entre ello, podríamos mencionar las espinacas, las acelgas o la quinoa.

La remolacha puede presentarse en diferentes variedades que pueden hacer que cambien algunas de sus características externas. Sin embargo todas ellas suelen mostrar hojas verdes y carnosas y tallos y raíces fuertes y gruesos. Estas raíces son generalmente rojizas o púrpura, aunque pueden encontrarse también en toda una gama de diferentes colores que van desde el blanco, el naranja o el marrón, hasta tonos dorados o cobrizos.

Remolacha azucarera

Tanto las hojas, como los tallos y la raíz de la planta son comestibles, si bien es más habitual que se coma solo esta última parte de la planta. Las hojas presentan un sabor tirando a amargo, mientras que la raíz se caracteriza por su sabor dulce, dada la alta concentración de azúcares que tiene esta parte de la planta, con un matiz terroso.

La remolacha, conocida en algunos países como betabel, beterrada o betarraga, es una planta originaria de Europa Mediterránea y Europa Occidental, aunque hoy en día puede encontrarse en cultivos alrededor de todo el mundo. Los principales países productores de remolacha son Estados Unidos, Rusia, Alemania, Francia, Italia y Polonia.

Esta planta ha sido consumida como alimento por el ser humano desde la Prehistoria, sin embargo, fue a partir de las civilizaciones de la Antigua Grecia y la Antigua Roma cuando comenzó a cultivarse de manera más regular. Estos pueblos creían, con buen criterio, que la remolacha era beneficiosa para la salud y recomendaban su consumo como parte de procesos desintoxicantes del organismo. A partir del siglo XIX, el cultivo de la remolacha creció enormemente al descubrirse que podría extraerse azúcar de la raíz de la planta, convirtiéndose en una buena alternativa a la caña de azúcar para aquellos países europeos que no podían importar este producto desde el continente americano.

Principales propiedades y nutrientes que contiene la remolacha

La remolacha es una especie de bomba nutritiva rica en multitud de vitaminas, minerales y todo tipo de componentes beneficiosos para la salud. Es lo que podríamos llamar, como se viene denominando en los últimos tiempos, un superalimento. En tan solo 100 gramos de remolacha podemos encontrar una gran cantidad de agua, un bajo aporte calórico de poco más de 40 kilocalorías, casi 10 gramos de hidratos de carbono de lenta absorción, alrededor de 1,6 gramos de proteínas, unos 3 gramos de fibra y una cantidad casi inexistente de grasa (menos de 0,2 gramos).

A continuación listamos los principales nutrientes que puede aportar a nuestro organismo un consumo regular de remolacha:

  • Vitaminas: C, B1, B2 (riboflavina), B3 (niacinina), B6, folato de vitamina B, E, K.
  • Nitratos naturales.
  • Betanina, un compuesto proteico con gran capacidad de protección celular y molecular.
  • Pigmentos betalin.
  • Fibras solubles.
  • Minerales esenciales: hierro, magnesio, manganeso, potasio, zinc, fósforo, cobre, sodio, calcio, boro, yodo.
  • Flavonoides (compuestos antioxidantes)
  • Ácido fólico.

Beneficios del consumo de remolacha para la salud

Como hemos visto, las hojas y la raíz de la remolacha contienen innumerables nutrientes esenciales para una dieta equilibrada. Pero, ¿cómo ayudan estos compuestos a que nuestro organismo se mantenga sano? Para responder a esta pregunta, vamos a ver todos los efectos beneficiosos para la salud que puede aportarnos la remolacha.

  1. Reduce la presión arterial. El consumo de remolacha ayuda a bajar la presión en nuestras arterias y venas. El contenido en nitratos naturales de la remolacha se transforma en nuestro organismo en óxido nítrico, que tiene una función relajante y dilatadora de nuestros vasos sanguíneos.
  2. Aumenta la resistencia al ejercicio físico. En relación con el punto anterior, el consumo de remolacha hace que se optimice nuestro consumo oxigénico, por lo que mejora nuestra capacidad de resistencia aumentando el tiempo durante el que podemos realizar ejercicios aeróbicos y nuestra tolerancia a los ejercicios de alta intensidad (los anaeróbicos).
  3. Fortalece el sistema inmune. El alto contenido en vitamina C de la remolacha estimula el buen funcionamiento del sistema inmunológico, contribuyendo a aumentar el conteo de glóbulos blancos y anticuerpos.
  4. Previene problemas respiratorios. Una dieta rica en Vitamina C es también útil para evitar diferentes problemas y patologías respiratorias como el asma, por lo que el consumo de remolacha es también útil en este sentido.
  5. Antioxidante. El consumo de remolacha ayuda a aumentar el conteo de enzimas antioxidantes, como la glutatión peroxidasa, y de glóbulos blancos, encargados de eliminar agentes patógenos y radicales libres. Por ello, la remolacha tiene un efecto antioxidante y revitalizador que puede reflejarse, por ejemplo, en la salud de nuestra piel.
  6. Previene el cáncer. Según algunos estudios, algunos compuestos presentes en la remolacha, como la betanina y otros fitonutrientes, tendrían un efecto inhibidor del crecimiento tumoral en animales.
  7. Previene contra enfermedades cardiovasculares. Una dieta rica en remolacha ayuda a reducir la concentración y fijación del colesterol malo (LDL) en nuestro sistema cardiovascular y estimula la síntesis del colesterol bueno (HDL). La remolacha puede ayudarnos a prevenir enfermedades y accidentes cardiovasculares: infartos, embolias, etc.
  8. Efecto desintoxicante. Los pigmentos betalin de la remolacha ayudan a capturar y eliminar toxinas de nuestro cuerpo. Por lo que la remolacha tendría un importante efecto desintoxicante para nuestro organismo, un efecto bien conocido por los antiguos griegos y romanos, quienes usaban la remolacha como ingrediente esencial de sus remedios purificadores del hígado y de la sangre.
  9. Efecto antiinflamatorio. La betanina, un compuesto que solo se encuentra en la remolacha, tienen un probado efecto antiinflamatorio natural. Esto compuesto, además, ayuda a proteger nuestras células y algunas biomoléculas, como proteínas, enzimas, etc. Este efecto antiinflamatorio de la betanina es también beneficioso para proteger nuestros órganos internos y reduce el riesgo de sufrir problemas vasculares.
  10. Protege los huesos. La presencia de diferentes minerales esenciales en las hojas y raíz de la remolacha, como el calcio, el potasio o el manganeso, ayudan a mantener unos huesos sanos y previenen contra enfermedades como la osteoporosis. Estos componentes ayudan también a mantener sanos órganos como el hígado, los riñones o el páncreas. Además, mejoran las funciones musculares y nerviosas. La remolacha es también una fuente rica de oxalatos, por lo que debemos consumirla con moderación o incluso excluirla de nuestra dieta si tenemos problemas de formación de cálculos.
  11. Combate el estreñimiento. El alto contenido en fibra de la remolacha ayuda a mejorar el movimiento intestinal, produciendo un efecto laxante, ayudando a limpiar el colon y favoreciendo la excreción de toxinas.
  12. Prevención contra malformaciones durante el embarazo. La remolacha es fuente de ácido fólico y de folato de vitamina B. Ambos componentes son necesarios para la correcta formación de material genético, por lo que su consumo durante el embarazo puede prevenir la aparición de malformaciones.
  13. Combate la anemia. El contenido en hierro de la remolacha es superior al de las espinacas, por lo que es un alimento a tener en cuenta en dietas para tratar la anemia.
Foto: Breville USA

Como vemos, son muchos los efectos beneficiosos que un consumo regular de remolacha puede aportar a nuestra salud. Para aprovechar mejor todos sus nutrientes, lo mejor es comer las hojas y la raíz de la remolacha en crudo, por ejemplo, en forma de zumo o en ensaladas. Pero también podemos tomar la remolacha cocida, cocinada a la plancha, asada o de cualquier forma que se nos ocurra.

Ranking 2018: las ciudades y países más/menos contaminados del mundo

Las 10 aplicaciones para comprar y vender ropa usada