in

Ropa ecológica, ¿cómo saber si estamos comprando moda ecológica?

Según datos manejados por la ONU, la industria textil sería la segunda actividad económica más contaminante del planeta, tan solo por detrás de la denostada industria petrolífera. Una contaminación que se debe principalmente al vertido de aguas residuales cargadas de productos químicos al curso de los ríos y a los océanos. 

Parte del gran ritmo de contaminación que origina la industria textil se deriva de la moda rápida, que produce prendas de baja calidad en condiciones muy perjudiciales tanto para el medioambiente como para los trabajadores. Así, bajo esta moda de consumo rápido existen numerosos problemas de explotación laboral y malas condiciones de los trabajadores que producen estas prendas, así como de aquellos que cultivan las materias primas de las que se componen los tejidos. Y además, esta forma de producir ropa resulta especialmente insostenible para el medioambiente ya que, además de contaminar las aguas y el suelo agrario con productos químicos, también contribuye a la deforestación de los espacios naturales en favor de la proliferación de cultivos intensivos, así como también conlleva unas altas emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero. 

Con este panorama, cada vez se hacen más necesarias alternativas para una industria de la moda y una producción de ropa más sostenibles, tanto para las personas como para el medio natural. Y así, en los últimos tiempos cada vez se está hablando cada vez más de otras opciones de consumo de ropa que contribuyen a ello, como la tendencia de la slow fashion o la producción de ropa ecológica

Para aportar nuestro granito de arena en la solución de este grave problema medioambiental, hoy queremos hablar sobre la moda ecológica. Ropa elaborada mediante procedimientos respetuosos con el medioambiente, con las personas, y a partir de materias primas obtenidas de forma sostenible. Y para ello, nos centraremos en dar a conocer algunas claves en las que podemos fijarnos a la hora de identificar la ropa ecológica, para ayudarnos a conformar un criterio propio de consumo de ropa más responsable. 

¿Cómo saber si estamos comprando moda ecológica?

Como decimos, la ropa ecológica es aquella que se produce atendiendo a criterios de respeto del medioambiente. Por ello, tanto en los procesos de manufacturación de estas prendas, así como en el cultivo y la obtención de las materias primas de las que se componen, se trata de minimizar el impacto ambiental: las emisiones de CO2 y otros gases; la utilización de fertilizantes, pesticidas, tintes, blanqueantes y otros químicos altamente tóxicos; se emplean técnicas de agricultura ecológica; y también se busca dar a los trabajadores y las trabajadores de los cultivos y de las factorías unas condiciones laborales justas y dignas.

Guia Sostenibilidad

Así, si optamos por consumir este tipo de prendas ecológicas, estamos contribuyendo a construir una industria de la moda mucho más sostenible. 

Pero, ¿cómo podemos identificar este tipo de prendas de ropa ecológica? Pues lo haremos principalmente de dos formas: a través de las certificaciones y sellos existentes en la actualidad en el mercado que certifican la producción ecológica de las prendas de ropa; y también revisando la etiqueta de nuestras prendas de ropa, para cerciorarnos de que los materiales que se recogen en su composición han sido obtenidos de manera respetuosa con el medioambiente. 

Vemos cada una de estas claves para identificar la ropa ecológica por separado en los siguientes puntos. 

Principales certificaciones que nos ayudan a identificar la ropa ecológica

La forma más sencilla de saber si nuestra ropa, o la ropa que pretendemos comprar, puede entenderse como ecológica, es consultar si cuenta con algún tipo de sello o certificación que la acredite como tal. 

De ser así, las certificaciones de producción ecológica más comunes que podemos encontrar hoy en día en el mercado son estas:

Etiqueta Ecológica Europea (EEE)

Se trata de la etiqueta creada por las autoridades competentes de la Unión Europea dedicadas a certificar la producción ecológica de ciertos productos. Aunque no se trata de una etiqueta específica para los productos de moda, también podemos encontrarla en la ropa para certificar que esta ha sido producida conforme a los criterios europeos de fabricación ecológica. 

Global Organic Textile Standard (GOTS)

Es, posiblemente, la certificación de ropa más conocida y la más importante a nivel internacional. Certifica, entre otras cosas, la producción a partir de fibras textiles orgánicas y sin la utilización de pesticidas, tintes u otros químicos tóxicos. 

Textile Exchange

Aunque es un sello estadounidense, su ámbito de aplicación es internacional. Certifica la producción orgánica de los materiales empleados en la fabricación de la ropa. Sin embargo, tan solo se ocupa de verificar la producción ecológica de las materias primas y no de los sucesivos pasos de la manufactura de las prendas. 

Made in Green by OEKO-TEX

Certifica que la ropa ha sido elaborada mediante procedimientos respetuosos con el medioambiente y con la salud de las personas. También garantiza que las condiciones laborales de los trabajadores productores han sido las adecuadas. 

NATURTEXTIL IVN zertifiziert BEST

Sello alemán que certifica la producción 100 % natural y ecológica de las fibras textiles empleadas en la fabricación de ropa. También valora aspectos de protección social durante los trabajos de producción. 

Bluesign

Certifica la producción textil sostenible, libre de químicos y asegurando la seguridad para la salud y para el medioambiente. 

Materiales utilizados para fabricar ropa ecológica de manera más habitual

Aunque los materiales con los que se ha producido una prenda solo nos dan una información parcial sobre el nivel de sostenibilidad de su fabricación, lo cierto es que el hecho de que la materia prima con la que se elabora una prenda de vestir sea ecológica ya nos ofrece un buen punto de partida. Así, si vamos a comprar, por ejemplo, ropa de segunda mano en la que no contamos con el etiquetado de venta original, podemos hacernos una idea de su composición consultando las etiquetas interiores. 

Los principales materiales ecológicos que vamos a encontrar en la producción de ropa sostenible y en los que nos deberemos fijar serán estos:

  • Algodón ecológico y algodón orgánico. Igual que el algodón convencional pero producido de forma sostenible y respetuosa con el medioambiente.
  • Lino de producción ecológica. Igual que la fibra de lino convencional pero procedente de agricultura ecológica y manufacturada mediante procesos sostenibles. 
  • Lana ecológica. De origen animal, esta fibra textil también puede ser producida de forma ecológica y natural, minimizando el impacto ambiental derivado de su elaboración. 
  • Fibra de bambú. Se extraen de los troncos del bambú, que crece y se regenera muy rápidamente en zonas tropicales, por lo que puede cultivarse de forma natural sin necesidad de estimular su crecimiento mediante fertilizantes. 
  • Falso cuero producido a partir de setas. Se emplea como sustituto de la piel animal para producir una suerte de cuero ecológico. Una opción de “piel” 100 % vegana y de producción orgánica. 
  • Fibras de hoja de piña. Empleadas para la producción de una alternativa al cuero de composición 100 % vegetal. 
  • Fibra natural de kapok. De características similares a la fibra de algodón, se extrae del árbol del kapok (Ceiba pentandra) que crece de manera natural en regiones tropicales de Asia y Sudamérica. 
  • Lyocell o tencel. Se trata de un tejido sostenible de características finales similares a la viscosa, producido de forma artificial a partir de pasta de madera, pero evitando el uso de químicos contaminantes durante su elaboración.

Cultivos hidropónicos, un sistema muy útil para tener huerto en casa