in

Sobrepoblación, la consecuencia del crecimiento exponencial de la población mundial

En la Antigua Roma, la esperanza de vida media era solo de 28 años. A principios del siglo XIX, esta cifra apenas alcanzaba los 40 años. Este dato ha evolucionado tanto que según datos de la Organización Mundial de la Salud, en 2016, 72 años fue la esperanza media de vida de la población mundial. Muchas veces hemos oído decir que tenemos la suerte de vivir en el siglo XXI tanto por la mejora en la calidad de vida como por los avances médicos o tecnológicos. Si bien es cierto que gozamos de esa suerte, no podemos olvidarnos de los problemas de este siglo, ¿qué hay de la contaminación y del cambio climático? Un informe de la ONU alertó de una catástrofe medioambiental en 2050. La contaminación del aire será el principal factor medioambiental que contribuya a la suma mundial de mortalidad. La pérdida de la diversidad biológica no solo afecta al ecosistema sino también amenaza a nuestra seguridad alimentaria. La abundancia de basura marina está empezando a ser un gran problema para la pesca y para la salud humana.  

A todo eso hay que añadir que la población mundial está creciendo de forma exponencial. En 1800, había 900 millones de personas en todo el mundo. Esta cifra se dobló llegando a 1 500 millones en 1900. En la actualidad ya somos 7 700 millones. Las Naciones Unidas estima que la población mundial en 2050 será de casi 10 000 millones y en 2100 será de 11 000 millones. La pregunta es, ¿qué consecuencias nos puede traer la sobrepoblación?

Los recursos naturales son limitados

El agua potable, los minerales, el bosque y la tierra son recursos finitos. Si hay más personas en el mundo, todos tendremos que compartir estos recursos de una u otra manera para poder sobrevivir, aunque por desgracia, su distribución nunca ha sido y tampoco va a ser justa para todos los países. Esto aumentará la desigualdad y creará más conflictos regionales, e internacionales

Un buen ejemplo es el papel que tiene el agua en el conflicto palestino-israelí. Ambos países tienen un déficit hídrico y luchan por la distribución de este recurso tan apreciado.  

No habrá alimentos para todos

Foto: Alex Proimos – Wikimedia Commons

Si en 2050 queremos alimentar a los 10 000 millones de personas, debemos producir un 60% más de alimentos de lo que estamos produciendo actualmente, lo cual ya supone un gran desafío para el medio ambiente. El problema es que el cambio climático tampoco favorece esta tendencia, ya que habrá menos recursos para producir esa gran cantidad de alimentos. ¿Entonces qué se puede hacer? Habrá que mejorar la eficiencia de las prácticas agrícolas, usar menos agua y menos energía para producir, cambiar nuestro modelo de consumo, basarnos más en alimentos vegetales que cárnicos, y por supuesto, reducir el desperdicio alimentario

Si en el mundo actual, ya hay un 11% de la población que pasa hambre, ¿qué pasará en treinta años?

World Population

Contaminaremos cada vez más

El crecimiento y la concentración de la población puede influir seriamente en el deterioro del medio ambiente. Hay que tener en cuenta que las ciudades están creciendo a un ritmo sin precedentes, especialmente en los países en vías de desarrollo. Naciones Unidas prevé que el 68% de la población mundial vivirá en zonas urbanas en 2050. El alojamiento, el transporte, la energía, el agua y todas las instalaciones que necesiten se convertirán en una gran carga para el entorno natural. 

Más restricciones gubernamentales 

En 1958, el filósofo inglés Aldous Huxley ya predijo que la sobrepoblación podría amenazar directamente a la democracia. La razón principal es que según crece la población, los gobiernos tienen que imponer leyes y controles más estrictos para poder gestionar mejor el reparto de recursos e impulsar una economía más sostenible.

Un ejemplo llamativo es el caso de la política de hijo único que puso en vigor el gobierno chino en 1979. Dicha medida fue introducida con fin de frenar su fuerte crecimiento demográfico. Aunque China abandonó esta política en 2015, sigue existiendo el límite de dos hijos por pareja con el fin de controlar su índice de natalidad.

Pobreza y hambruna

La población mundial va a crecer, pero de forma desigual. El boom de crecimiento se experimentará casi en todo el mundo menos en Europa y en algunos países asiáticos. En continentes como África, se esperará un aumento del 100% pasando de 1 200 millones actuales a 2 600 millones de personas en 2050. Lo mismo pasará en La India, que llegará a tener 1 700 millones de habitantes superando así el puesto que tiene China en el ranking de población mundial. Como podemos ver, el mayor crecimiento de la población se va a producir especialmente en países en vías de desarrollo donde la hambruna y la pobreza ya son problemas pendientes de una solución.

Foto Principal: James Cridland

Alquiler de ropa, el “Fashion renting” que hace que la moda sea más sostenible

bolsa plastico mar

¿Cuánto plástico hay en el mar? Los datos que te van a sorprender