in

La temperatura global va en aumento de forma catastrófica

Aún no hemos llegado a finales del verano y ya se están registrando los meses más calurosos de la historia. Al inicio de 2019, La Organización Meteorológica Mundial y NOAA ya confirmaron que el 2015, 2016, 2017 y 2018 fueron los años con temperatura media más alta desde 1850, cuando se empezaron a hacer este tipo de registros. Entonces, ¿en qué lugar del ranking quedaría 2019? Eso aún no lo sabemos. Pero sí estamos avisados de que con este ritmo, en 2050, Madrid tendrá un incremento de 2,1ºC de temperatura media y una subida de 6,4ºC durante el mes más cálido del año asemejándose así al clima de Marrakech. Y eso solo es un ejemplo de muchos que han proporcionado los autores del estudio “Understanding climate change from a global analysis of city analogues”, liderado por el Instituto Federal Suizo de Tecnología de Zurich (ETH-Zurich, Suiza). Si exploramos el mapa interactivo que está basado en los datos de su estudio, podemos entender rápidamente que la magnitud del efecto del calentamiento global es mucho más extensa. En concreto, las regiones de Europa, América y algunas partes de Asia serán las más afectadas. 

Incremento de temperatura del mes más cálido en 2050 | Future cities

¿Cómo ha sido la evolución de la temperatura global en la historia?

variacion temperatura anual
Fuente: NASA/GISS/GISTEMP

Para desmontar los argumentos ilógicos de los negacionistas del cambio climático, simplemente podemos recurrir a este gráfico de la NASA que demuestra que la subida de la temperatura del planeta no está inventada por los ecologistas para alarmar el mundo. Desde 1850 ya existe información detallada de los registros metódicos termográficos. Y según el gráfico superior, la temperatura media del aire de la superficie terrestre de 2018 está 1,21 °C más por encima de la era preindustrial, y que 2016 fue el año más caluroso de de todos los tiempos debido al fenómeno El Niño. En realidad, los datos de cada año pueden variar. Lo importante es que la tendencia a largo plazo demuestra que la temperatura global va al alza. 

¿Y España?

Para entender la situación de España, podemos consultarlos datos elaborados recientemente por el científico Ed Hawkins, profesor de Ciencias Climáticas en la Universidad de Reading, Reino Unido. Se trata de una serie de barras de colores que representan la temperatura media anual tanto a nivel global como a nivel regional de los últimos cien años. Sin duda, este proyecto #ShowYourStripes es uno de los más intuitivos que deja en evidencia el calentamiento global. 

Franjas de calentamiento a nivel global de 1850 a 2018 | #ShowYourStripes
Franjas de calentamiento en España de 1901 a 2018 | #ShowYourStripes

Acuerdo de París

En 2015, 195 países del mundo firmaron el primer acuerdo para reducir la emisión de gases de efecto invernadero con el fin de que el aumento de la temperatura global, sea menor de 2℃ comparado con los niveles preindustriales, ya que los científicos advirtieron que el aumento de más de 2℃ a finales del siglo XXI pueden suponer consecuencias irreversibles. 

Hay una enorme brecha entre lo que debemos hacer y lo que realmente estamos haciendo para prevenir los peores efectos del cambio climático.

OCU

Según el último informe de la OCU, estamos muy lejos de cumplir las metas del Acuerdo de París. Y es que para prevenir un aumento de 2 ℃, las emisiones de CO2 no pueden superar las 40 gigatoneladas en 2030, lo cual se traduce en una reducción de emisiones del 25% con respecto al año 2017, cuando se alcanzó una cifra sin precedente de 53,5 gigatoneladas. Y si queremos el aumento se situé por debajo de 1,5 ℃, que es lo que sugieren muchos investigadores, el esfuerzo debe ser mucho mayor. 

No solo es cuestión del aumento de la temperatura

Hay que tener en cuenta que el cambio climático no solo se manifiesta a través de la subida de las temperaturas, sino también a través de otros fenómenos meteorológicos inusuales y extremos. Por ejemplo, el frío extremo que sufrió Estados Unidos durante el invierno pasado no contradice el cambio climático. Es más, fue es una clara consecuencia de los cambios de patrones climáticos causados por el calentamiento de las zonas árticas. Lo mismo sucede con el aumento de huracanes, supertifones, sequías, inundaciones, megaincendios de la sexta generación y otros desastres naturales. Como consecuencia, según el último informe de Declaración de la OMM sobre el estado del clima mundial, nuestra seguridad alimentaria estará amenazada ya que el sector agrícola será seriamente perjudicado, y millones de personas tendrán que desplazarse en búsqueda de refugio. 

A todo esto habrá que sumar las consecuencias del crecimiento exponencial de la población mundial, que alcanzará los 10 000 millones de personas. 

Más lectura: Sobrepoblación, la consecuencia del crecimiento exponencial de la población mundial

¿Cómo está la energía eólica en España?

Pesticidas en alimentos: ¿son peligrosos para nuestra salud?