in

Diferencia entre vidrio y cristal: Uno se recicla y el otro no

A mucha gente le cuesta diferenciar el vidrio del cristal. Normal, no son tan diferentes y, a simple vista y tacto, a todo el mundo le puede costar hacerlo. De hecho, sus semejanzas son tantas que muchas personas los mezclan y hasta acaban derivando los residuos de cristal al contenedor de reciclaje de vidrio.

Si éste es tu caso, no te preocupes. Aquí te traemos unas pequeñas claves para que sepas qué hacer con cada uno de ellos y, también, para que puedas distinguirlos del mejor modo.

¿Qué es el cristal? ¿Y el vidrio?

El cristal es un sólido que tiene una estructura atómica regular y que cuenta en su composición con óxido de plomo. El cristal se puede encontrar formado de manera natural por la solidificación de materiales, y suele presentar formas simétricas y ordenadas.

En cambio, el vidrio no tiene una estructura atómica regular, se produce como resultado de la fusión de sílice, sosa y caliza y su disposición es mucho más aleatoria. De hecho, hay definiciones que lo consideran como un cristal de baja calidad, como si no estuviera bien terminado. O, como dice la RAE, al contrario, que el cristal es un vidrio de alta calidad.

Las ventajas del vidrio

El vidrio presenta unas ventajas muy claras sobre el cristal. Lo primero que hay que destacar es que el vidrio es un material que se fabrica y que, por lo tanto, se puede manipular prácticamente a medida para los usos y utilidades que se le quieran dar.

Además, si un objeto de vidrio se rompe, los fragmentos en los que se divide no suelen resultar de gran tamaño y, sobre todo, no son cortantes, como los de cristal.

Pero, sobre todo, y lo más importante, es que el vidrio es reciclable, mientras que el cristal no lo es. Esto es debido a la presencia de óxido de plomo en este último. Y es que el plomo necesita de una temperatura mucho mayor para fundirse, por lo que no puede tratarse en los mismos hornos.

Los objetos más comunes de cristal y de vidrio

Sin esforzarnos demasiado, en todos los hogares podemos encontrar fácilmente objetos hechos con cristal y muchos otros hechos de vidrio. Por poner ejemplos fáciles, los botes de conservas, botellas y, probablemente, la gran mayoría de la vajilla transparente que tienes en tu casa estén fabricados con vidrio.

Sí, lo normal muchas veces es hasta decir que las copas o los vasos son de cristal incluso si están hechos de vidrio. Esto se debe a dos razones: la primera, que tradicionalmente las copas y los vasos de buena calidad se han fabricado siempre con cristal. Y, la segunda, que algunos de éstos en la actualidad también tienen un porcentaje de óxido de plomo que realza su presencia visual y táctil.

En lo que se refiere a los objetos de cristal, como hemos dicho, las vajillas de alta calidad suelen estar hechas con este material. Lo mismo sucede con otros objetos de decoración y, por supuesto, con los espejos, habituales tanto en los baños como en dormitorios de todos los hogares.

¿Cómo se debe reciclar el cristal?

El cristal no puede ir al contenedor verde, porque no se puede reciclar. Es decir, es un error echar los restos de algún objeto de cristal que ya no nos sirva en el contenedor clásico de reciclaje de vidrio junto a las botellas y demás tarros que tengamos.

El modo correcto de deshacerte de los objetos de cristal es echándolos en un contenedor gris o, en el caso de que sean objetos de gran tamaño o partes de muebles, espejos, etc., en un punto limpio, donde indiquen sus empleados.

¿Y qué pasa con el reciclaje del vidrio?

Con el vidrio es más fácil todo. Solo tienes que llevar los objetos de vidrio que quieras reciclar al contenedor verde más cercano y depositarlos allí. Cualquiera de esas botellas de cristal o tarros de comida en conserva, sin sus respectivos tapones y tapas metálicos, son susceptibles de ser reciclados.

En el proceso del reciclaje del vidrio, lo primero que se hace es separar y eliminar cualquier tipo de impureza que pueda existir. A continuación, el vidrio se vuelve a fundir a altas temperaturas para formar parte de nuevos objetos, que pueden ser iguales que los anteriores, o cualquier otro nuevo uso al que se pueda dedicar.

Hay que tener en cuenta que el vidrio es 100% reciclable, por lo que es muy importante que todos los objetos de este material que tengas en casa los lleves al contenedor adecuado. De este manera, estarás ayudando a la sostenibilidad y al medio ambiente, además de ahorrando muchos recursos para el futuro.

Supermercados sin plástico. Comprar de forma más sostenible

Sistema solar de riego por goteo: KondensKompressor