in

¿Crees que conoces bien los contenedores de reciclaje? Cada color para cada tipo de residuo.

La contaminación es uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos los seres humanos de forma global en la actualidad. El consumismo descontrolado y la falta de compromiso de empresas, estados y ciudadanos han provocado una situación en la que el cambio climático es ya un hecho imparable que nos acerca, cada vez más rápido, hacia un punto de no retorno. La subida anual de la temperatura, el deshielo de las masas de hielo glaciar por todo el mundo y la subida del nivel de los mares son los efectos directos del descontrol en las emisiones de gases a la atmósfera y de la generación constante de residuos y contaminación. Según datos de Greenpeace, 12 millones de toneladas de plástico son vertidas a los océanos cada año, lo que origina un problema de envenenamiento de la flora y fauna marinas y supone el 80 % de la contaminación de los mares.

Ante este crudo panorama, las medidas que debemos tomar para revertir los efectos de nuestra contaminación son muchas y a muchos niveles. En lo individual, podemos poner en práctica la regla de las 3 erres de la ecología: reducir, reutilizar y reciclar. La aplicación de estas tres prácticas en nuestra vida cotidiana puede contribuir a reducir el coste energético y económico que supone la generación constante de nuevos productos de consumo. Además, ayudaremos a reducir las emisiones de gases que se derivan de la producción de los bienes de consumo y reduciremos nuestra huella ecológica minimizando nuestros residuos.

En este sentido, hoy nos centraremos en la erre del reciclaje, la práctica a la que debemos recurrir cuando la reducción del consumo y la reutilización de los productos ya no son posibles. En España ya se reciclan más del 77 % de los envases de plástico, lata, cartón y papel, pero siempre queda margen para la mejora. Y es que nunca ha sido más fácil reciclar como lo es ahora. Según Ecoembes, en España, de media, hay un contenedor de reciclaje de plástico o de papel cada 100 metros, dando así acceso al reciclaje al 99 % de la población. Esto son más de 590.000 contenedores repartidos por nuestra geografía. Pero, ¿sabemos realmente qué tipo de residuos debemos arrojar en cada uno de estos contenedores? Aparte de los ya clásicos contenedores azules, para el papel y el cartón; los amarillos, para los envases de plástico y los verdes, para el vidrio, existen otro tipo de contenedores que debemos conocer para optimizar nuestro reciclaje. Por ello, hoy vamos a ver todos los tipos de contenedores de reciclaje que podemos encontrar en nuestro país y qué tipo de residuos debemos depositar en cada uno de ellos para contribuir a tener un mundo más sano.

infografia contenedores reciclaje

Contenedor Amarillo

El contenedor amarillo es uno de los más comunes en nuestras ciudades y pueblos, aunque es también uno de los que más confusión genera entre los usuarios a la hora de determinar qué tipo de desechos hay que depositar en ellos. En general, es un contenedor destinado a recoger envases de plástico y latas.

¿Qué tirar al contenedor amarillo?

  • Envases de plástico en general
  • Envases de tipo brik (contienen plástico, aluminio y cartón)
  • Botellas de plástico PET
  • Bandejas de poliestireno o similares (corcho blanco)
  • Envoltorios plásticos o metálicos
  • Tarrinas de plástico
  • Envases de yogur
  • Papel film
  • Bolsas de plástico
  • Cubiertos, platos y vasos desechables de plástico
  • Hueveras de plástico
  • Redes o mallas de plástico (las que contienen patatas, naranjas, etc.)
  • Otro tipo de envases de plástico (productos de limpieza, productos de aseo, etc.)
  • Envases de lata
  • Aerosoles vacíos o desechados
  • Bandejas de aluminio para alimentos
  • Tapones metálicos de botellas y chapas
  • Tapaderas metálicas de botes o tarros
  • Papel de aluminio
  • Cajas de madera de frutas y hortalizas

¿Qué NO tirar al contenedor amarillo?

  • Objetos de plástico que no sean envases (juguetes, tuberías de PVC, persianas, cepillos de dientes, perchas, biberones, cubos de plástico, etc.)
  • Objetos de goma (guantes de goma)
  • Electrodomésticos
  • Utensilios de cocina
  • Cubiertos
  • Cintas magnéticas
  • CDs o DVDs
  • Ropa o zapatos

Contenedor Azul

En el contenedor azul, otro de los más comunes en nuestras calles, depositaremos principalmente todos los envases y envoltorios elaborados con papel o cartón. También lo utilizaremos para deshacernos de otros productos que emplean estos materiales. Este tipo de residuos pueden llevar a ser muy voluminosos, por lo que intentaremos tirarlos doblados para reducir y optimizar el espacio.

¿Qué tirar al contenedor azul?

  • Envases de cartón
  • Envases de papel
  • Cajas (de galletas, de zapatos, de electrodomésticos)
  • Libros
  • Periódicos y revistas
  • Folletos publicitarios
  • Folios
  • Cartulinas
  • Sobres
  • Bolsas de papel
  • Cuadernos (sin las partes de plástico o metal que puedan contener: tapas, espirales, etc.)
  • Hueveras de cartón

¿Qué NO tirar al contenedor azul?

  • Servilletas, papel de cocina o papel higiénico usados o manchados con grasa o restos orgánicos
  • Envases de tipo brik (no son cartón)
  • Envoltorios mixtos de papel y plástico o de papel y aluminio
  • Papel de aluminio
  • Papeles metalizados, plastificados o encerados
  • Fotografías
  • Tapones de corcho (Va al contenedor orgánico)
  • Textiles sanitarios: compresas, tampones, pañales, etc.

Contenedor Verde

El contenedor verde es el que cierra la trilogía de los 3 contenedores de reciclaje clásicos, los que podemos encontrar casi en todas partes. En este caso, al contenedor verde irán a parar todos nuestros envases de vidrio.

¿Qué tirar al contenedor verde?

  • Envases de vidrio
  • Botellas de vidrio (cerveza, zumos, leche, refrescos y todo tipo de bebidas)
  • Frascos o tarros de vidrio
  • Otros envases alimentarios a base de vidrio (mermelada, miel, conservas, etc.)

¿Qué NO tirar al contenedor verde?

  • Cristales planos (ventanas, mesas, puertas, bandejas)
  • Cristales rotos
  • Cristalería: vasos, copas, jarras, etc.
  • Bombillas o tubos fluorescentes
  • Restos de vajilla
  • Cerámica o porcelana
  • Espejos
  • Tapones metálicos o plásticos
  • Corchos de botellas
  • Frascos de medicamentos (se recicla en los Puntos SIGRE)

Contenedor de residuos orgánicos

Además de los contenedores amarillos, azules y verdes, en algunas ocasiones podemos encontrar también contenedores específicos para depositar residuos orgánicos. Dependiendo de la zona donde vivamos, estos contenedores pueden ser de color marrón o de otros colores. Una vez identificados, es importante que sepamos que están destinados exclusivamente a la recogida y reciclaje de residuos orgánicos fácilmente biodegradables.

¿Qué tirar al contenedor de residuos orgánicos?

  • Restos de comida sin envase o envoltorio
  • Restos vegetales (cáscaras de frutas u otros vegetales)
  • Restos de carne, pescado y marisco
  • Residuos derivados de la poda de árboles y arbustos
  • Deshecho de infusiones
  • Restos de café (sin cápsula)
  • Papel y cartón con restos de grasa o de desechos orgánicos
  • Serrín
  • Tapones de corcho

¿Qué NO tirar al contenedor de residuos orgánicos?

  • Aceites de cocina
  • Textiles sanitarios: compresas, tampones, pañales, etc.
  • Residuos médicos domésticos: gasas, vendas, tiritas, etc.
  • Desechos de animales
  • Envases de plástico, metal, vidrio o papel que contengan restos orgánicos
  • Polvo de barrer

Contenedor genérico para otro tipo de residuos

Suele ser de color gris, aunque podemos encontrarlo en otros colores según el municipio donde nos encontremos. Es el contenedor genérico al que destinaremos el resto de residuos que no se ajusten a los requerimientos de ninguno de los contenedores específicos anteriores. En muchas comunidades, éste también es el contenedor para recoger todo tipo de residuos orgánicos.

¿Qué tirar al contenedor para otro tipo de residuos?

  • Objetos que no sean envases
  • Residuos para los que no dispongamos de un contenedor específico
  • Textiles sanitarios: compresas, tampones, pañales, hilo dental, bastoncillos para los oídos, toallitas húmedas, etc.
  • Restos de vajilla u otros objetos cerámicos
  • Cristales rotos
  • Cubiertos
  • Utensilios de cocina
  • Juguetes
  • Biberones, chupetes
  • Cubos de plástico
  • Bombillas normales que no son de bajo consumo o fluorescentes
  • Polvo de barrer

¿Qué NO tirar al contenedor para otro tipo de residuos?

  • De forma general, no tiraremos nada que podamos tirar en un contenedor específico
  • Electrodomésticos
  • Ropa y calzados
  • Residuos peligrosos
  • Detergentes
  • Fluorescentes
  • Desechos químicos
  • Objetos de grandes dimensiones como muebles

Otro tipo de contenedores

Además de los ya citados, en algunos puntos podemos encontrar contenedores específicos para la recogida de productos muy concretos. En este caso, no son tan abundantes como los anteriores, pero si los conocemos y tenemos acceso a ello, pueden ayudarnos a reciclar al máximo nuestros residuos.

Algunos de ellos son:
Contenedor para el reciclaje de aceite usado – Suelen ser de colores llamativos, como el naranja o el amarillo.


Contenedor para pilas – Destinados al desecho y reciclaje de todo tipo de pilas y baterías. Podemos encontrarlos adosados a otros contenedores más grandes o en lugares como supermercados, grandes superficies, centros públicos, etc.

Puntos SIGRE – Se encuentran distribuidos principalmente en farmacias. Su misión es la de recoger todo tipo de medicinas para su correcto procesamiento. Aquí podremos tirar medicamentos caducados o en mal estado, cajas y envoltorios de medicamentos, blísteres de aluminio o plástico, prospectos, etc.

Contenedores de recogida de ropa – Pueden depender de los ayuntamientos, de ONGs o de empresas privadas. Recogen ropa, calzado y complementos para su procesamiento y reutilización.

Puntos limpios o puntos verdes

Además de todos los contenedores y puntos de recogida de residuos anteriores, también contamos con los puntos limpios o puntos verdes. Son espacios de uso gratuito en los que podemos dejar los residuos que por su naturaleza no pueden ser depositados en los contenedores. En ellos podremos deshacernos de residuos como los siguientes:

  • Electrodomésticos
  • Bombillas de bajo consumo, led y tubos fluorescentes
  • Cintas magnéticas, CDs y DVDs
  • Cartuchos de tinta
  • Equipos informáticos
  • Aparatos electrónicos
  • Productos químicos como barnices, pinturas, disolventes o productos de limpieza
  • Restos de poda
  • Aceites usados
  • Ropa, calzado y complementos
  • Objetos de grandes dimensiones
  • Muebles
  • Escombros provenientes de pequeñas obras domésticas

Ahora conocemos un poco mejor todos los contenedores de reciclaje y los puntos de recogida de residuos que tenemos a nuestra disposición. De esta forma, nos será mucho más fácil familiarizarnos con ellos y utilizarlos. Así, contribuiremos a reducir nuestra huella ecológica y trabajaremos activamente por un mundo menos contaminado.

¿Te ha gustado esta publicación?

16 points
Upvote Downvote

3 Comentarios

Dejar tu comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las 30 fotos de primavera más icónicas del mundo

bombilla led vintage

Bombillas led o bajo consumo. ¿Cuáles son más eficientes energéticamente?