in

No al desperdicio: ¿Cómo conservar las patatas y evitar que germinen?

A nadie le gusta desperdiciar nada. Y menos aún cuando se trata de comida. Los recursos no son infinitos y hay mucha gente que no tiene acceso a los alimentos que necesitan para sobrevivir, por lo que lo correcto es tratar de no desperdiciar nada de comida.

Uno de los productos que, por una razón u otra, suele acabar pasándose de fecha en casa son las patatas. Y es que, al no presentar fecha de caducidad y ser un alimento con una vida comestible bastante larga, hay veces que no le damos importancia a su presencia en la cocina o en la despensa y termina por perderse. No te preocupes, si quieres conservar las patatas del modo más correcto y evitar que acaben germinando, aquí te vamos a dar los mejores consejos. A partir de ahora, no tendrás que tirar ninguna otra patata y darás un paso más hacia el ahorro y el no al desperdicio.

¿Por qué se estropean las patatas?

Como hemos dicho, las patatas son de los alimentos más proclives a ponerse malos entre los más habituales en nuestros hogares. Mucha gente las compra a granel, aunque también es habitual comprarlas en bolsas de redecilla en los supermercados. Ambas opciones son válidas y convenientes, pero también tienen en común una cosa: nunca nos preocupamos de cuál puede ser su fecha preferente de consumo.

Las patatas crudas y sin pelar son bastante resistentes a la intemperie, por lo que aguantarán varios días y semanas en perfectas condiciones en casi cualquier lugar de conservación. Esto tampoco ayuda a la hora de pensar si es bueno tenerlas a cubierto, en la oscuridad, cerca de frío, de calor, en la nevera, etc.

Así que, si damos por hecho que, cuando compramos las patatas en la tienda están en perfectas condiciones, solo nos queda saber cuáles son las variables que tenemos que tener en cuenta para que nos duren más.

Consejos para conservar las patatas en casa

Si compramos las patatas en esas redecillas que vienen ya con un peso predeterminado, no es mal envoltorio para ellas. Peor es si las traemos a casa en una bolsa de plástico y las dejamos ahí. Son alimentos que necesitan aire y necesitan respirar, por lo que el mejor modo de conservar las patatas en casa es en una bolsa de tela, en redecillas o, en su defecto, en una caja de madera con papel de periódico.

Además del envoltorio, la temperatura es un factor crucial para la conservación de las patatas y para que no germinen. Nuestros hogares, normalmente, presentan una temperatura que ronda los 20 grados. Esto es una temperatura demasiado elevada para la correcta conservación de las patatas, por lo que hay que buscar alternativas.

Una de las primeras en las que suele pensar mucha gente para tenerlas más frescas es la nevera. Pero el frío aquí es demasiado alto y la salud de las patatas, así como su presencia, su textura y su sabor, se acaba resintiendo. El mejor modo de guardarlas para que duren más y no echen raíces es en un lugar oscuro y más fresco. Lo idóneo sería en una terraza durante el invierno, aunque esta opción deja de ser válida en los meses calurosos y soleados.

Una despensa, un cuarto trastero o un garaje pueden ser ideas más adecuadas, ya que suelen presentar temperaturas más frescas y, además, las patatas no se quedarían tan expuestas al sol. Aunque somos conscientes que lo del garaje puede ser más práctico si se quieren guardar grandes cantidades de patatas y no tener que necesitarlas tan a mano en el día a día.

Con esto de la luz hay que vigilar también que las patatas no se pongan de color verdoso. Esto, junto con el amargor que se produce, puede llegar a ser tóxico para el consumo humano.

No guardes las patatas con otros alimentos

Lo de meter frutas y hortalizas en cajas, todas juntas, no es algo muy recomendable para las patatas. De hecho, ya son conocidas las facultades de algunas hortalizas de perjudicar la conservación de otras si se depositan en el mismo lugar. Pero, si quieres que las patatas se conserven del modo más óptimo, tienes que tener especial cuidado con las cebollas.

Éstas, si se colocan en el mismo sitio de conservación que las patatas, pueden hacer que se pongan malas en un tiempo récord. Así que, recuerda, las patatas y la cebolla, separadas hasta la sartén o la tortilla. Eso, en el caso de que os guste con cebolla, claro… pero ésa es otra historia.

Y tú, ¿tienes algún otro truco o consejo para conservar las patatas y evitar que echen raíces? Si es así, no dudes en compartirlo con nosotros en la sección de los comentarios.

[Lista] Disruptores endocrinos: contaminantes hormonales en alimentos

Los techos verdes, grandes ventajas para ser una solución sostenible